05/01/20

Meoni en la mira por ceder los ferrocarriles a ex intendentes del massismo y extender designaciones transitorias heredadas de Dietrich


Las últimas movidas internas que llevó adelante el ministro de Transporte, Mario Meoni dejaron instalada una doble y marcada desazón entre los miembros de los equipos técnicos de Frente de Todos (FdT) y los especialistas que siguen de cerca los temas del sector.

El primer disgusto con el accionar de ex intendente de Junín que Sergio Massa entronizó al frente de la cartera ministerial de Transporte gira en torno a las personas elegidas para ocupar los cargos más relevantes en las ferroviarias del Estado.

Lejos de los profesionales y hombres con experiencia de gestión en el campo de los ferrocarriles que muchos esperaban ver, los principales cargos de conducción en las ferroviarias estatales terminaron –con el visto bueno de Meoni—en manos de ex intendentes y ex concejales massistas de la provincia Buenos Aires que carecen de los conocimientos mínimos del sector y de la problemática de los trenes.

En lugar de convocar a los técnicos y académicos del FdT que elaboraron la plataforma electoral y el programa para desarrollar el transporte ferroviario, Meoni y Massa decidieron “premiar” a una parte de sus aliados bonaerenses con el reparto de altos cargos en las siguientes empresas del sector.

--En la SOFSE (la operadora estatal de los servicios de pasajeros de larga distancia y de las líneas metropolitanas Roca, San Martín, Mitre, Sarmiento, Belgrano Sur y Tren de la Costa) la presidencia quedó para Martín Marinucci, un ex concejal de Morón y ex director regional del IOMA.

Como vicepresidente de la empresa fue nombrado el ex intendente de Chacabuco, Darío Golía; mientras que el tercer lugar en el directorio quedó para la ex intendenta de San Miguel del Monte, Sandra Mayol. A ellos se sumó como director suplente el ex intendente de Magdalena, Fernando Carballo.

--En la ADIF (la empresa encargada de las obras de infraestructura y renovación de vías), el nuevo presidente será el escribano público y ex concejal de Saladillo, Ricardo Lissalde.

--En DECAHF (la empresa que capacita y paga los sueldos de una parte de los empleados de la SOFSE, Belgrano Cargas, Ferrocarriles Argentinos y la concesionaria privada Ferrovías y que además tiene a su cargo el Centro Nacional de Capacitación (CENACAF) y el Museo Nacional Ferroviario) el que pasó a ocupar el cargo de presidente es el ex concejal y ex administrador del hospital de Moreno, Damián Contreras.

--En tanto, en la empresa Belgrano Cargas y Logística (la operadora de las redes de cargas de las ex líneas Belgrano, San Martín y Urquiza) prevaleció el sentido común y como presidente fue nombrado Daniel Vispo, quien ha venido desempeñándose desde hace varios años en la gerencia operativa de dicha compañía ferroviaria.

La segunda cuestión de Meoni que generó ruido ha sido la polémica decisión de prorrogar la permanencia en el Gobierno hasta fines de marzo de 40 funcionarios macristas a los cuales el ex ministro Guillermo Dietrich les había asignado transitoriamente funciones ejecutivas.

A contramano de lo que sucede en el resto de los ministerios donde están dando de baja los cargos políticos y los contratados heredados de la administración macrista, Meoni --por medio de la resolución 840—procedió a extender por tres meses las designaciones provisorias de la gestión de Dietrich.

Los “beneficiarios” de esa medida son 40 personas identificadas con el macrismo que cumplen tareas ejecutivas de fiscalización, coordinación y dirección y que seguirán ejerciendo esas funciones hasta el 31 de marzo con sueldos que oscilan entre los 100.000 y 170.000 pesos mensuales.

Los que conocen la administración pública sostienen que lo habitual y lógico en los cambios de gobiernos es mantener las designaciones transitorias que sean necesarias sin fecha fija y hasta el momento en que se produzcan los nombramientos de sus reemplazantes.

Pero nunca extender ese tipo de designaciones del modo en que lo hizo Meoni porque si interrumpen las funciones asignadas antes del período fijado, el Estado tiene que pagar todo el tiempo establecido en la prórroga de las tareas ejecutivas.

Además del costado económico, la prolongación de los cargos provisorios de los funcionarios macristas limita -- y en algunos casos impide-- la incorporación de otros asesores y colaboradores comprometidos con la nueva política oficial.

Tal como había planteado “El Informador Público”, para los dirigentes de La Cámpora el tratamiento benévolo que Meoni viene mostrando con la anterior gestión de Transporte obedecería a un acuerdo que habría cerrado Sergio Masa con el ex ministro Dietrich y Mauricio Macri.

A cambio de no exponer y judicializar la gestión de Dietrich, el macrismo y Cambiemos no atacarían ni criticarían las medidas de los nuevos funcionarios de Transporte.

Fuente: Informador Público