14/03/19

Con pasajeros a favor y taxistas divididos, arrancó la tarifa prefijada en Aeroparque

Los choferes deben cobrar lo que indica el ticket que se obtiene en una terminal automática. Dicen que se verán perjudicados si hay demoras por piquetes o choques.


Los tótems o terminales automáticas que se instalaron en Aeroparque. Foto: Silvana Boemo

Antes de levantar el brazo, abrir la puerta, sentarse y dar la indicación de hacia dónde irán, los pasajeros que tomen un taxi en el Aeroparque Jorge Newbery sabrán el monto que les cobrarán al terminar el viaje. Este miércoles al mediodía arrancó la "tarifa prefijada", un sistema con máquinas que entregan al usuario un ticket con el valor de su recorrido. La modalidad nueva implica, por un lado, que los pasajeros que bajen del avión y quieran tomarse un taxi deben sin excepción pasar por esas máquinas y obtener su recibo; y, por el otro, que los taxistas no puedan prender el reloj, sino que estén obligados a cobrar lo que dice el ticket. Lo mismo ocurrirá en los próximos días con los viajes que se inicien en el aeropuerto de Ezeiza.

El sistema que dio fin al taxímetro en Aeroparque empezó con comentarios positivos de pasajeros, disidencias de algunos taxistas y grupos de choferes que se reunieron en asamblea sobre la avenida Costanera, frente a la terminal. La queja principal entre esos conductores es que las tarifas que calculan las máquinas no les pagan el tiempo que pierden cuando se atascan en embotellamientos o piquetes.

Las terminales automáticas o tótems están en el sector de arribos nacionales. Por ahora son cuatro para todo el aeropuerto, aunque, según dijeron a Clarín, en caso de que la demanda colapse evaluarán instalar otras.

A partir de este mediodía, los pasajeros empezaron a formar fila frente a ellas. El procedimiento es sencillo: los usuarios digitan en la pantalla la dirección de destino, así como la cantidad de pasajeros y de equipaje. El sistema devuelve dos tickets (uno para el pasajero y el otro para el taxista) con el valor del viaje. En ningún caso, el pasajero puede subir al taxi sin su recibo, ni el chofer puede correrse del monto que figura en el comprobante. Así, las autoridades pretenden terminar con los sobreprecios y, al mismo tiempo, evitar maniobras como la alteración de los relojes.

El precio incluye la bajada de bandera, la distancia a recorrer, el equipaje extra y, si corresponde, el retorno desde el conurbano bonaerense. El valor se calcula con las condiciones de ese momento (horario diurno o nocturno, flujo de tránsito y desvíos), por lo que el ticket sólo puede utilizarse dentro del lapso de una hora. En tanto, de existir peajes, estarán a cargo del pasajero y no figurarán en el comprobante.

"Es ideal para que la mafia se vaya", calificó a través de la ventanilla un taxista que prefirió no ser identificado. Formaba fila para pasar por el sistema de control de ingreso que se implementó hace un año en Aeroparque y chequea que los choferes tengan la documentación al día. En el caso de que no la tengan, no pueden entrar a levantar pasajeros. En la fila, también esperando, estaba Mariano: "No estoy de acuerdo con la manera en la que los medios tratan al taxista. Lo estigmatizan. Yo pongo el culo durante horas acá, todos los días y jamás estafé", dijo y siguió: "Me parece bien que implementen acciones para la tranquilidad del pasajero, pero lo que me preocupa es que estas nuevas máquinas eliminan la variable 'tiempo' y cuánto perdemos por estar detenidos por el tráfico o por un piquete. ¿Para qué, si no, existe el taxímetro en el mundo?". Hoy, con el reloj encendido, cae una ficha por cada 200 metros recorridos pero también por cada minuto de espera.

En tanto, en el Sindicato de Peones de Taxis aseguraron: “No nos oponemos al control porque protege a los trabajadores honestos de aquellos que no lo son, y a los pasajeros. Lo que no queremos es que se establezca un precio más bajo del real y que se perjudique a los trabajadores. Vamos a estar haciendo pruebas del funcionamiento para ver si la tarifa establecida es acorde a la habitual”.

Respecto a esas quejas, desde el Gobierno porteño informaron que la calculadora está online e “incluye los cortes de tránsito que son monitoreados a través del mapa de la Ciudad y aplicaciones como Waze, por lo que la ruta que se establece tiene en cuenta las demoras y los horarios de los viajes”. En definitiva, el sistema capta y considera en la tarifa el tiempo que se pierda en caso de piquete o una obra, pero no las demoras espontáneas o sorpresivas que se produzcan en el flujo de tránsito.

También otros automovilistas consultaron sobre si el ticket podría o no ser rendido como viático: fuentes del Ejecutivo respondieron que el recibo es oficial. Del sistema están exceptuados los radiotaxis, vehículos de Cabify y de la app BA Taxi.

Del lado de los pasajeros, en cambio, todo fue aceptación. "Los taxis te cargan dos veces más, dan vueltas, dicen 'ah, pensé que era por este lugar'. No, no, no. Esto (por la tarifa prefijada), muy bien", dijo David, canadiense de 32 años, en un español atolondrado. Muy cerca de él, Dianela e Ignacio esperaban la partida de su vuelo a Bariloche. Son novios, viven en La Plata y el padre de ella los acercó hasta Aeroparque. "Me parece útil porque el monto es uno y no pueden estar cambiándolo", dijo Dianela e Ignacio sumó: "Quizás pondría más máquinas, al menos 10, para que no se acumule gente en la llegada de cada avión".

El debut del sistema se da en Aeroparque porque es la terminal aérea más transitada del país, con un flujo que supera los 11 millones de pasajeros al año. "Con la implementación de la tarifa preestablecida, el usuario va a contar con un servicio más transparente y de calidad", refirió Juan José Méndez, secretario de Transporte porteño, sobre la medida.

En el resto de la Ciudad, donde todavía no opera el sistema de tótems, los choferes deberán seguir utilizando el taxímetro. Al menos hasta el segundo semestre de este año, cuando a medida que los taxis deban ir renovando sus licencias, se les exigirá equipar el auto con una tablet -que reemplazará al taxímetro- y una aplicación asociada (BA Taxi o cualquier otra aprobada por la Ciudad). Así, será obligatorio el uso del sistema de pedido de viajes digitales, al tiempo que todos estarán conectados con el nuevo Sistema de Gestión Integral de Taxis, que también será obligatorio.

Fuente: Clarín