14/05/19

Para la Justicia porteña, Uber no usa indebidamente el espacio público

La Cámara de Apelaciones porteña revocó condenas por “uso lucrativo del espacio público sin autorización”. Interpretaciones cruzadas de la empresa y el Gobierno porteño.


Uber recibió un fallo favorable de la Cámara de Apelaciones de la Ciudad de Buenos Aires. (AFP)

La Cámara de Apelaciones porteña revocó las condenas contra Uber por el supuesto "uso lucrativo del espacio público sin autorización" y, según un comunicado difundido por la empresa, resolvió que la actividad de Uber no representa una violación al Código Contravencional de la Ciudad de Buenos Aires.

Si bien Uber interpretó que la resolución significa que la actividad "es legal", desde el Gobierno porteño explicaron que esa interpretación es incorrecta porque el fallo indica que no se está infringiendo el artículo que pena el uso indebido del espacio público, pero sí advierte que la actividad está regulada bajo dos modalidades: taxi o remís.

Por lo tanto, de no realizarse bajo esas figuras, la actividad es ilegal.

En una sentencia del 7 de mayo, la Sala III de la Cámara de Apelaciones en lo Penal, Contravencional y de Faltas de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires declaró que la actividad de Uber no constituye una contravención.

De acuerdo a los jueces, "no usa indebidamente el espacio público (...) realizando una actividad lucrativa no autorizada, quien circula conduciendo un vehículo por las calles y avenidas libradas al tránsito automotor, con o sin acompañantes, sean estos conocidos del conductor o pasajeros que con él contrataron un transporte.

Según el comunicado divulgado por Uber, el fallo confirmó la absolución por la supuesta "violación de clausura", de la que se lo acusaba tras continuar prestando servicio luego de que se ordenara el bloqueo de su sitio web. Esa contravención también había sido desechada en el fallo de septiembre de 2018.

Asimismo, la empresa aseguró que con este fallo pierde sustento legal la orden de bloqueo de las tarjetas de crédito.

En septiembre, el juez Ladislao Endre había aplicado la figura de contravención de organizar actividades lucrativas no autorizadas en el espacio público.

La maraña judicial en la que se encuentra Uber comenzó el 13 de abril de 2016, un día después de que iniciara sus operaciones en Buenos Aires. Entonces, tras una presentación del Sindicato de Peones de Taxi de la Capital, la Justicia en lo Contencioso Administrativo de la Ciudad dictó una medida cautelar para que el Gobierno porteño impidiera su actividad.

A comienzos de este mes, una decisión del Juzgado N° 15 en lo Contencioso Administrativo amplió esa cautelar y les pidió a distintos estamentos del Gobierno porteño que entregaran informes sobre la ejecución de esa medida y sobre el funcionamiento de todas las empresas vinculadas a Uber, a las que alude como firmas "en materia de transporte de pasajeros".

Como respuesta, desde Uber sostuvieron que su empresa no es de transporte público de pasajeros.

Fuente: Clarín