29/08/19

El nuevo examen para la licencia de conducir es más extenso y exigente

Tiene dos postas más y será registrado con cámaras dentro y fuera del vehículo. La evaluación teórica, que se modificó en julio, arroja más desaprobados que antes.


Cada posta podrá ser evaluada por un instructor distinto.

Desde mañana, el examen práctico para obtener por primera vez el registro de conducir en la Ciudad de Buenos Aires incluirá “nuevas postas de desempeño y tecnología”: una prueba de “retención de embrague en subida”, otra de “control de vehículo en bajada y rotonda” y el uso de cámaras y tablets para registrar el desempeño de quien solicita la licencia. Además, informó el ministerio de Transporte porteño, para rendir el examen habrá “nuevos materiales de estudio, más didácticos y gratuitos”.

La nueva evaluación complementa a la instancia teórica, que también se modificó desde el 1º de julio, con un “cambio de enfoque” que incrementó el repertorio de preguntas posibles y les incorporó “situaciones de contexto” en las cuales interpretar señales de tránsito para resolver casos concretos. Además, el examen contempla preguntas vinculadas a “nuevas formas de movilidad, como la bicicleta eléctrica y el monopatín”.

El nuevo examen práctico consta de seis instancias para demostrar destreza y manejo del vehículo, frente a las cuatro que se debían aprobar antes. Las seis postas podrán ser “evaluadas por un único instructor en el asiento del acompañante o seis distintos, repartidos en cada posta”.

El evaluador tendrá una Tablet, en la que irá dando cuenta del desempeño de quien pide el registro; a ese registro, se sumará el de las dos cámaras de video asignadas a cada auto, una dentro y otra fuera del vehículo (para quienes pidan registro de motos, se usará “una pechera con cámara” para evitar la pérdida de equilibrio al mando del vehículo).

A las pruebas tradicionales de estacionamiento, cambio de marcha y cruce de vía, marcha atrás y zigzag con conos, se sumaron dos: “retención de embrague en subida” y “control de vehículo en bajada y rotonda”.

En cada posta se pueden cometer faltas: “golpear la valla, estacionar a mayor distancia de lo reglamentado, inconvenientes para realizar la marcha atrás, dificultad para estacionar a 90 grados”.

Sin embargo, cada error registrado descuenta puntos, y “cuando el alumno pierde los primeros 4 puntos, resulta reprobado. Podrá rendir nuevamente el examen pero no antes de que hayan pasado cinco días hábiles.

Qué pasó con los cambios en el examen teórico

Desde el primer día de julio, el examen teórico consta de treinta preguntas (fueron formuladas “en base a estándares mundiales” y validadas por ONGs que trabajan en seguridad vial) que deben ser respondidas en 45 minutos como máximo. En cada caso, “incorporan situaciones de contexto” para que, además del conocimiento sobre qué significa una señal de tránsito, se interprete cómo se aplica o cómo se pueden resolver situaciones concretas.

La evaluación teórica, además, incluye ahora más elementos visuales, “temáticas fuera de lo urbano, como situaciones en ruta”, conceptos y prácticas “sobre nuevas formas de movilidad, como la bicicleta eléctrica y el monopatín” y “cuestiones referidas a cómo proceder en un siniestro de tránsito”.

Desde que se implementaron los cambios, hubo más desaprobados en el examen teórico, informó el área de Transporte porteña: en promedio, en todas las categorías “crecieron del 14 al 20 por ciento los aspirantes a conductores” que no superaron la evaluación.

El mayor porcentaje de desaprobados se registró entre los aspirantes a obtener licencia para motos (la cuarta parte no superó el examen), seguidos por quienes pedían licencia para automóviles particulares (20 por ciento de reprobados).

Fuente: Página12