06/09/19

Un conflicto frena una inversión de u$s 30 millones en el puerto de Mar del Plata

La empresa TC2 realizó una propuesta para crear una terminal de contenedores. Pero la autoridad pesquera declinó la oferta y no se llevó a cabo. La compañía denuncia que se debe al estado de desidia en el que se encuentra el lugar.


Meses atrás, la empresa Terminal de Contenedores Dos (TC2) –conformada por un grupo de cooperativas que operan en el puerto de Mar del Plata desde hace más de 20 años– realizó una propuesta de inversión por más de u$s 30 millones para crear una terminal de contenedores.

“El desarrollo comprendía la generación de una infraestructura nueva en un sector inutilizado de 20.000 metros cuadrados junto a un muelle de 250 metros cuadrados”, detalló Emilio Bustamante, director de TC2.

Según apunta la compañía, la iniciativa fue rechazada en primera instancia porque supuestamente faltaban regularizar permisos que obstruían la inversión. Luego, el Consejo Federal Pesquero, que regula la actividad y depende del gobierno provincial, la congeló para dar lugar a una licitación para el mismo fin que quedó desierta.

“La licitación del predio de los silos, donde la autoridad local pretendía establecer una terminal multipropósito de ultramar, no recibió interesados. Previamente, nuestra oferta fue rebotada porque el Gobierno ya planeaba llevar adelante este proceso”, explicó el máximo ejecutivo de la firma que presta servicios de estibaje, carga, almacenamiento y estacionamiento de contenedores, transporte y distribución de buques.

De acuerdo al operador logístico, la autoridad portuaria declinó el proyecto porque afirmó que “no hay suficiente espacio” en el puerto para ejecutarlo. Sin embargo, una investigación que desarrolló la misma firma sostiene todo lo contrario. El informe revela que no faltan muelles, sino que sobran barcos abandonados que ocupan espacios clave.

“Están en un estado de desidia total: hay más de 50 naves hundidas o semihundidas, algunas desde hace más de 10 años, que ocupan los muelles. La situación no es nueva, pero se agravó recientemente, impidiendo el fluir del tránsito y generando una congestión”, denunció Bustamante.

Un relevamiento que realizó el propio Consorcio Portuario confirma estos datos. De acuerdo al estudio, 53 embarcaciones que no salen a pescar desde hace años ocupan áreas vitales para la operatoria.

“Los buques acumulados se ‘apilan’ y se mezclan con los que se encuentran en funcionamiento actualmente. Cada vez que los que están activos salen a pescar, deben moverse en bloque entre tres y siete embarcaciones, con los costos que este procedimiento implica. Aproximadamente, cada remolque tiene un precio de $ 100.000. Lo mismo ocurre con los que tienen que realizar descargas: deben esperar a que se saquen los otros para hacerlo. Y en vez de ser trasladados a otro sitio de manera definitiva, se los mueve de un área a otra”, señaló el directivo, y añadió que “esto genera un esfuerzo y un trabajo que no tiene sentido”.

Para llevar a cabo el análisis, se dividieron a las zonas en secciones. En total, se examinaron 1408 metros de longitud durante mayo, junio y julio de este año. Cada día, se registró con imágenes aéreas los movimientos, dando cuenta de la problemática.

“Hay un negocio detrás y no hay una decisión política que aspire a revertir el panorama. Pareciera ser que hay una intención de continuar con el abandono, como si fuera a propósito”, sentenció el empresario. El Cronista intentó obtener la versión de la autoridad gubernamental, pero el organismo se negó a hablar al respecto.

El puerto de Mar del Plata es el principal puerto pesquero del país, desde el cual la industria exporta el 90% de lo que produce a nivel local. “Un puerto improductivo es una amenaza al desarrollo económico que generan las divisas del comercio exterior”, consideró el titular de TC2.

Bustamante relató que en 2005 se produjo el desguace de 29 barcos abandonados que se encontraban en el puerto. "Completar el proceso demoró seis años, por lo que estimamos que si se realizara en esta ocasión, demandaría al menos 10 años, dado el número de unidades pesqueras que hay ahora", dijo.

La empresa aclaró que, al daño económico, se le suma el perjuicio ambiental que provoca esta desidia. "El agua está llena de basura, plásticos flotando, aceites y combustibles que los barcos liberan, además de amianto, un mineral cancerígeno que provoca contaminación", afirmó Bustamante, y aseguró que “esto no es una cuestión política". "Quisimos dejar pasar las PASO para contar esta situación. Pero no podemos dejar de exponer lo que sucede", concluyó.

Fuente: El Cronista