04/10/19

Tras sus críticas al paro, Alberto Fernández recibió al jefe de los pilotos Pablo Biró

En la casa del postulante peronista, hablaron de la medida de fuerza. Biró intentó explicar sus motivos.


Alberto Fernández junto a Hugo Yasky y Hugo Moyano. Después, se reunió con Pablo Biró

Alberto Ángel Fernández cerraba un jueves híper activo, como son todos sus días desde que fue nominado como precandidato presidencial.

Había participado de un congreso de la CTA en Lanús, donde la central obrera planteó un reencuentro con la CGT y Hugo Moyano dio el presente, y cerró una agenda para este viernes, con Florencio Randazzo, el ex ministro de Cristina Kirchner que volvió al redil y que recorrerá con Alberto F. las ciudades bonaerenses de Chivilcoy, Junín y Chacabuco.

Pero el cierre de su día fue con un tema que ocupó esta semana al candidato peronista así como a la administración de Mauricio Macri: el paro que los pilotos aeronáuticos realizarán por 48 horas y que impedirá que el fin de semana haya vuelos de Aerolíneas y Austral en todo el país.

Para eso, recibió en su departamento del barrio porteño de Puerto Madero a Pablo Biró, el duro sindicalista de APLA, uno de los gremios de pilotos que están frenando todos los vuelos de Aerolíneas y Austral.

Fernández había hablado -en dos oportunidades distintas- sobre el paro, diciendo que no consideraba oportuno el momento para este tipo de medidas de fuerza y señalando que la medida anunciada para el próximo fin de semana "le complica la vida a mucha gente".

Pablo Biró, titular del gremio APLA (Asociación Pilotos Líneas Aéreas), había sido amigable con AF pero ratificó el paro, diciendo que "no soy K, me he cansado de enfrentarlos, pero vamos a estar apoyando la gestión de Alberto Fernández", en caso de una victoria presidencial del Frente de Todos.

Por eso, este jueves por la noche, ambos se sentaron y, cara a cara, hablaron de las medidas de fuerza que los pilotos llevarán a cabo y que, por ejemplo, complicaron el viaje de campaña que tenía previsto el candidato del "Frente de Todos" para este viernes y sábado a Chaco, Formosa y Corrientes.

Según pudo reconstruir Clarín, Alberto Fernández insistió en que el modo de paro no era el indicado para este momento de previa electoral y que así, como había pedido reflexión a las organizaciones sociales con los cortes de calles y piquetes, consideraba que no era tiempo de complicar a muchísima gente que no podrá volar, tanto por trabajo como por asuntos familiares o de salud.

Por su lado, el titular de la Asociación de Pilotos Líneas Aéreas detalló cómo es la discusión salarial donde los gremios sostienen haber recibido solo un aumento del 23 por ciento, en cuotas, desde septiembre del año pasado a septiembre de este año, en el marco de una inflación del 55 por ciento. Y que "si no nos dan esa diferencia de los 22 puntos, tenemos que parar, ya que lo único que puede detener este plan de lucha es que recompongan los salarios", repitió Biró, como había fatigado las radios en los últimos días.

Alberto Fernández se mostró comprensivo de la situación, defendió a Aerolíneas y dijo que lo hará en su eventual gestión presidencial pero insistió: "No es momento de paros que compliquen a la gente".

Luego ambos, abundaron en el asunto Aerolíneas y analizaron cómo -según el gremialista y el candidato-, la gestión Macri benefició a líneas como LATAM, dejando rutas rentables para la aerolínea chileno-brasileña (que ahora sumó como accionista a la norteamericana Delta con un 20% de sus acciones) y las no rentables, para la línea de bandera argentina.

La reunión, sucedida luego del encuentro gremial -con la CTA y Hugo Moyano- no arrojó cambios sobre el paro pero sí dejó la ventana abierta a que cesen las medidas para después del fin de semana. Otra línea de discusión salarial la lleva adelante el Gobierno con los demás gremios (como APTA, UPSA, APA y Aeronavegantes -del moyanista Juan Pablo Brey- para los que la administración nacional tendría una oferta pasible de evitar nuevas medidas de fuerza.

En tanto, este viernes, temprano, el presidente de Aerolíneas habló, calificó la medida como "un paro K" y señaló que el pedido de Fernández de que no paren los pilotos "es para la tribuna".

Según la empresa, "en el último período paritario, que arrancó el 1 de octubre de 2018 y terminó el 30 de setiembre pasado, Aerolíneas pagó a sus empleados un bono de entre 5.000 y 30.000 pesos en diciembre último, un ajuste de salarios del 10,2% en enero, un 4,1% en marzo, un 15,2% en abril y un bono de $ 5.000 para los sueldos menores a $ 100.000 en setiembre.

Fuente: Clarín