09/01/20

Buques con combustibles alternativos

El astillero Rio Paraná Sur propone unidades propulsadas con GNL que implican ahorros del 68%


Buques con combustibles alternativos

Durante el último de los talleres "Pensar la Hidrovía" realizado en la Bolsa de Comercio de Santa Fe, fue comentada la reunión mantenida por Daniel De Monte, presidente de Astilleros Rio Paraná Sur (ARPS) con Julio González Insfrán, secretario general del Centro de Patrones y oficiales Fluviales, de Pesca y de Cabotaje Marítimo de la República Argentina; Silvia Martínez, presidenta de la Cámara Argentina de la Industria Naval (CINA); y Verónica Iesu, abogada especializada en derecho marítimo y titular de la consultora Mercuria Unione. En dicho encuentro, se ultimaron detalles para la Jornada Transporte e Industria Naval Camino hacia Energías Limpias.

De Monte explicó que "desde hace mucho tiempo venimos desarrollando desde el Astillero junto al Centro de Patrones y la CINA, un proyecto que consiste en un empujador a gas y una planta de licuefacción que sería la planta que dará suministro a estos empujadores".

Se deben destacar dos puntos en este proyecto; por un lado, "la disminución de costo que significa construirlo y además evitar la contaminación, ya que los barcos que actualmente navegan por la hidrovía, provocando una fuente contaminación; y el otro punto es que nosotros tenemos que tratar de suprimirlo para mejorar nuestro planeta". El proyecto, que será presentado en el mes de marzo 2020 en el marco de las Jornada de Transporte de Energías Limpias, es "un desarrollo de la ingeniería, un desarrollo nuestro" agrega el presidente de Astilleros Rio Paraná Sur, "es decir un desarrollo nacional de los empujadores a gas con motores Wartsila con una tecnología de última generación que se desarrolla en el mundo y pensamos que va a ser algo innovador y esperamos construirlos en 2020".

Sobre el tiempo que demanda este trabajo y Daniel De Monte dijo que "el desarrollo de este proyecto llevo dos años, es un barco, tanto el de 4.000, 6.000 u 8.000 hp, que va a revolucionar la hidrovía, no solamente por el tema del combustible, sino por las capacidades que tendrá la unidad y la reducción del costo del flete en un 50%".

Tras la presentación, en la sede del Centro de Patrones y Oficiales Fluviales, de Pesca y de Cabotaje Marítimo de la República Argentina, el secretario general Julio González Insfrán anticipó las perspectivas y proyectos que el sindicato encarará en 2020, entre las cuales estarán la presentación pública del proyecto de construcción de buques remolcadores de empuje con propulsión ecológica a GNL y el impulso de una nueva legislación para poner en marcha y reactivar, definitivamente, la marina mercante nacional. "Estamos trabajando en un proyecto de ley para replantear las cosas y mejorar la parte jurídica para que la navegación bajo bandera argentina tenga más beneficios y sea más competitiva en la hidrovía, y esperamos que el gobierno nos acompañe", destacó Insfrán.

A juicio de González Insfrán, "en el mundo hay una batalla contra el cambio climático, y lo primero que se ha hecho es firmar acuerdos internacionales para cambiar el sistema de combustible en el transporte, evolucionando aceleradamente hacia el GNL. En Argentina no hemos hecho casi nada al respecto y por tal motivo, avanzamos con un proyecto para construir remolcadores propulsados a GNL lo que nos permitirá posicionarnos entre los países que trabajan contra el cambio climático. Esto debiera ser una política de Estado, porque es lo que se está dando en el mundo y tenemos que acompañar ese camino. En la hidrovía debemos acompañar al mundo y desarrollarnos en ese sentido. Evitaremos así recibir la chatarra que ya no sirve en otros países, como pasa con los pesqueros que no pueden operar en Europa y vienen para acá, hay que impedir eso y avanzar en legislación que fomente la construcción de unidades nuevas en el país".

Insfrán aseguró que "desde el Centro de Patrones, junto al ARPS avanzamos en este tema y se lo estamos presentando a YPF para que trabaje también en esa dirección, teniendo en cuenta que el GNL significa un ahorro del 68 % en combustible y que además poseemos uno de los reservorios de gas más grandes del mundo. Tenemos que ponernos a la cabeza de la evolución que, según Juan Perón, es la verdadera revolución. Debemos colocarnos en ese lugar y ser el primer país de la región en adoptar este sistema, generando conciencia en la sociedad para que participemos en la lucha que todo el mundo está dando para evitar el aumento de la temperatura en todo el mundo, el crecimiento de los océanos y los efectos sobre las ciudades costeras como Buenos Aires".

Fuente: El Cronista