13/01/20

Los petroleros, en alerta ante la crisis de Vaca Muerta

Peligran 2000 puestos de empleo en la principal provincia petrolera del país. Cae la cantidad de etapas de fracturas mensuales y las grandes empresas recortarán sus inversiones en 2020


Los trabajadores petroleros de base de Neuquén empezarán a realizar asambleas en los yacimientos "por el agravamiento de la situación" en la formación Vaca Muerta.

Allí la crisis desatada en agosto por el salto del dólar y el riesgo país y el congelamiento de los combustibles no solo no se terminó de saldar, sino que amenaza con profundizarse en un año en que la inversión se desplomará y, con ella, la actividad, los puestos de trabajo y, en el mediano plazo, la producción de shale.

Según anunció Guillermo Pereyra, secretario general del Sindicato de Petróleo y Gas Privado de Río Negro, Neuquén y La Pampa, a partir de hoy empezará una recorrida junto a sus adláteres Ricardo Astrada, Marcelo Rucci y Daniel Andersch "ante la falta de respuestas en el marco de la conciliación que vence el 28 de enero", en la que no hay "ningún tipo de avance".

El cuerpo de delegados, entonces, permanecerá en alerta para monitorear la situación de 600 trabajadores que fueron despedidos en noviembre.

La crisis se arrastra desde agosto y la previsión es que no mejore en 2020. Antes de que asumiera el nuevo Gobierno, YPF avisó que recortaría capex en la misma medida en que perdiera ingresos; sus inversiones rondarán los u$s 2000 millones en todo el país este año.

El nuevo congelamiento de precios de los combustibles dispuesto por el gobierno de Alberto Fernández, que se extenderá por lo menos hasta febrero, es una mala señal.

En diálogo con una radio local, Rucci anticipó: "Hay empresas que no cumplen con nuestra conciliación. Vamos a recorrer para ver en qué yacimientos ha ocurrido esto. Nos hemos enterados de algunos despidos dentro de la conciliación, estamos exigiendo la reincorporación".

"Es momento de que todas las irregularidades que estén sucediendo tienen que ser tratadas en el marco de la conciliación que fue un acuerdo de partes, ya no hay más tiempo. Se venció la obligatoria, se extendió por un mes con la voluntaria y creo que los tiempos ya fueron suficientes", marcó la cancha.

Además de los despidos -en total, peligran casi 2000 puestos de empleo en la principal provincia petrolera del país-, el gremio buscaba resolver una actualización paritaria que ahora está en suspenso, mientras avanza la idea de un acuerdo de precios y salarios a nivel nacional y se estableció un aumento salarial por decreto para todos los trabajadores del sector privado.

La firma de servicios NCS Multistage, que conduce en Argentina Luciano Fucello, informó que en 2019 la cantidad de etapas de fractura ascendió un 33% interanual, ya que se completaron 6425 el año pasado, entre petróleo y gas.

Después de un buen arranque, con un récord de 712 etapas en febrero (cuando ya se había modificado la forma de liquidar estímulos de la Resolución 46/2017), la actividad cayó en picada a partir de las elecciones PASO de agosto y la nueva fase de la crisis macroeconómica que tuvo como correlato un congelamiento de precios para el sector. De hecho, en diciembre se realizaron apenas 467 etapas de fractura.

Los consultores pronostican que la situación no mejorará hasta que baje el costo del financiamiento.

Fuente: El Cronista