07/01/20

Se agudiza el problema del gas en la Cuenca Permian




Los declinos del shale oil perjudican al segmento.

Casi una constante de los campos shale en Norteamérica son los problemas para evacuar el gas. Pero ahora la situación se agudiza a medida que los pozos no convencionales de petróleo comienzan a declinar.

El sobreexceso de gas bajó los precios de comercialización del producto e incluso las operadoras a veces pagaron para que se lo lleven o tuvieron que quemarlo al no tener dónde colocarlo.

Los pozos no convencionales recién perforados registran grandes niveles productivos, sin embargo, con el tiempo los valores caen y, en el caso del shale oil, a medida que bajan los metros cúbicos de petróleo mayor cantidad de gas empieza a emerger a superficie.

La proyección para el corto plazo en Permian es que la actividad se frene a medida que los inversores reducen el flujo de capitales. Esto significa que habrá mayor cantidad de gas que, de no tener un destino, podría complicar al segmento.

Es un problema que se hace aún más visible cuando se trata de pozos padre-hijo. En estos casos los declinos suelen ser aún mayores y el flujo de gas remplaza al petróleo.

Durante 2019 se registraron varios casos en la Cuenca Permian en los que las petroleras frenaron pozos petroleros por falta de gasoductos, a pesar de tener capacidades ociosas en los oleoductos.

Fuente: EnergíaOn