16/11/20

La sequía complicó a la generación hidroeléctrica

El aporte de las represas del país cayó un 16,7% en septiembre. En la región las nevadas del invierno no lograron revertir la baja de caudales en la cuenca del Limay. Desde la AIC solicitaron una reunión con la secretaría de Energía.



La sequía imperante en gran parte del país está pasando factura a las represas dado que en septiembre la generación hidroeléctrica nacional cayó un 16,7% en comparación con el mismo mes del año pasado.

De acuerdo al informe especial que elabora del Compañía Administradora del Mayorista del Mercado Eléctrico (Cammesa), durante septiembre la generación hidroeléctrica aportó en total 2530 GWh, en contraposición con los 3035 GWh que se habían generado el año anterior.

Esa caída responde principalmente a la situación del conjunto de represas de la cuenca del río Limay, dado que todas mostraron una caída en su generación, de entre un 24,7 y un 42,7%.

Yacyretá, en tanto, mantuvo una generación estable con una leve suba del 1,9%, mientras que Salto Grande mejoró sus aportes en un 44%. Futaleufú sigue con inconvenientes en las líneas eléctricas, mientras que Planicie Banderita volvió a tener una generación dentro del rango normal, luego de la crisis que registró el año pasado por la rotura de un transformador.

En la región del Comahue, las fuertes nevadas que se registraron durante el invierno ayudaron a mejorar el crítico panorama que tenía la cuenca del río Neuquén y permitieron que el complejo Cerros Colorados se encuentre cerca de sus niveles máximos.

“En el Neuquén el efecto de la nieve es el principal aporte y por eso estamos bien, vamos a tener agua para el riego y las ciudades”, aseguró el referente por Neuquén en la Autoridades Interjurisdiccional de Cuencas (AIC), Elías Sapag. Este panorama es un cambio notable al que había a principios de año cuando los caudales habían caído a su mínima expresión.

No obstante, la gran cuenca generadora de la región es el Limay y allí la situación no es buena. “Las grandes nevadas no cambiaron el escenario de sequía que tenemos desde hace once o doce años porque lo que se necesitan son lluvias y no solo no hubo, sino que no estamos viendo tampoco que vengan grandes lluvias en el trimestre que acaba de empezar”, aseguró el referente en la AIC.

En números

23%

de la matriz eléctrica del país durante septiembre correspondió a la generación hidroeléctrica.

Sapag advirtió que “el agua que tenemos es menos que el año pasado, tenemos casi 3.000 millones de litros menos en la cuenca del Limay”.

Esta bajante no implica que las represas no puedan continuar con la generación, en especial de cara a los picos de demanda que se registran en todos los veranos.

Luego de la gran generación de julio, las hidroeléctricas redujeron sus aportes considerablemente en comparación con el año pasado.

Sin embargo Sapag explicó que “Piedra del Águila está 6 metros por abajo del nivel máximo y El Chocón a 4 metros, que es muchísima agua, por lo cual se puede responder con más generación, pero van a bajar aún más los caudales y luego es muy difícil recomponerlos”.

Es por esto que desde la AIC se solicitó una nueva reunión al secretario de Energía de la Nación, Darío Martínez, y con el subsecretario de Energía Eléctrica y titular del Enre, Federico Basualdo, para analizar un cambio en lo que son los planes de manejo del agua.

El dato

158GWh

aportó en septiembre El Chocón, un 35% menos que la generación que tuvo en el mismo mes del año pasado.

Desde la AIC se propondrá que se acopie más cantidad aguas arriba, en los primeros embalses de la cuenca, de forma de poder turbinarla por las diversas represas antes de tener que liberarla al río desde Arroyito.

“Hay muchos temas que tratar con Nación: la sustentablidad de la AIC porque necesitamos más fondos para funcionar, qué pasará con la finalización de las concesiones hidroeléctricas y cómo podemos ahorrar agua”, resumió Sapag.

Fuente: Río Negro