10/11/20

Pampeanos podrán generar su energía y vender el excedente

Pampetros liderara la transición hacia una provincia productora de energia



El gobierno provincial giró a última hora del viernes a la Cámara de Diputados de la provincia el texto legal que da el marco jurídico para poner en marcha el Plan Energético Provincial anunciado por el gobernador Sergio Ziliotto en el mes de marzo. Se trata de la ley que crea el «Régimen de Desarrollo Energético» y que apunta a lograr en 20 años el autoabastecimiento energético de la mano de las energías renovables y la generación de forma individual o en pequeños grupos, impulsa el ahorro y la eficiencia energética y tiene a las cooperativas eléctricas, y sobre todo a Pampetrol, como actores protagónicos de un futuro «Mercado Local de la Energía Eléctrica». A partir de la sanción de la ley, la energía ya no será un bien de consumo sino un derecho humano y un instrumento de desarrollo particular y provincial.

El proyecto de Ley de Desarrollo Energético para La Pampa que el gobierno provincial giró el viernes a Diputados representa el marco regulatorio para llevar adelante el Plan Estratégico Energético provincial y con ello, un fuerte cambio de paradigma en cuanto al recurso energético y a la posición de la provincia frente a él, que se buscará pasar de un rol de consumo a uno de generación a través de varias alternativas y nuevas concepciones.

A lo largo de 87 artículos segmentados en 7 Capítulos, el gobierno delineó un marco jurídico en el que cual se propone «una nueva forma de pensar la energía», entendiendo ese recurso «no solo como un bien que confiere calidad de vida a las personas, sino también como una herramienta de desarrollo productivo y una industria que genere empleo, crecimiento y dinamismo en la economía local», aportando mayores oportunidades a las y los jóvenes pampeanos para integrarse y participar activamente «en los procesos de desarrollo y agregación de valor» en los productos y servicios que conlleve este cambio de paradigma.

La transición de provincia consumidora de energía a provincia generadora y distribuidora de energía, se logrará al cabo de unos 20 años. «Llevará tiempo, esfuerzo, y requerirá la concientización de cada habitante de la Provincia», pero mientras antes se inicie «mayores serán las ventajas que reciba nuestra sociedad y nuestra economía» de insertarse en un mundo cada vez más competitivo, se lee en la presentación del proyecto que firmó el gobernador Sergio Ziliotto.

Estratégico.

El primer artículo de la norma define su espíritu: «Declárase de interés estratégico en la provincia de La Pampa: a) La generación de energía eléctrica que priorice el aprovechamiento de fuentes renovables con destino a la prestación de servicio público, producción e investigación para el desarrollo tecnológico y la fabricación de equipos e instalaciones con esa finalidad, y b) La generación distribución de energía eléctrica con destino al autoconsumo y a la inyección de eventuales excedentes de energía eléctrica al sistema de distribución».

El proyecto sintoniza la tendencia mundial «que encara una decidida reconversión de la matriz energética» -hoy basada en el petróleo, el gas y el carbón- que tiene como finalidad urgente «descarbonizar los procesos de producción de bienes y servicios» con la premisa de «reducir sensiblemente la emisión de gases de efecto invernadero».

La elaboración de estas estrategias debe enmarcarse en un proceso conocido como las «3D», que promueve la descarbonización, la digitalización de los sistemas energéticos y la descentralización de abastecimiento a partir de recursos locales, es decir, apuntando a la generación local de energía. Todo ello de la mano de «la promoción del consumo informado, del ahorro, la eficiencia energética y la implementación de nuevas y mejores tecnologías».

En el escenario actual, La Pampa «se encuentra entre las jurisdicciones netamente consumidoras y con menor experiencia en la generación de energía eléctrica», situación que la mantiene «cautiva de los precios que para la energía se fijen en el Mercado Eléctrico Mayorista».

Este sistema unidireccional «no aporta ningún beneficio a la provincia» y por ello urge «migrar a un esquema en el que esas utilidades puedan ser invertidas en el sistema eléctrico local», que la norma denomina «Mercado Local de la Energía Eléctrica».

Del MEM al MLEE.

El primer paso hacia la autogeneración es realizar «un relevamiento o exploración de los recursos disponibles, estudiar la posible explotación de esas fuentes, tanto convencionales como alternativas, apostando fundamentalmente a las energías limpias, agregándoles valor e integrándolas al mercado». Ello acompañado del estímulo a las inversiones públicas y privadas y al desarrollo de la infraestructura del transporte eléctrico, otra pieza clave de todo sistema energético.

Entre los recursos o fuentes energéticas disponibles, el proyecto menciona «viento, sol, residuos urbanos, bosques, ríos e hidrocarburos».

Sobrevuela todo el proyecto la intención de generar un Mercado Local de la Energía Eléctrica (MLEE), que sería la proyección pampeana del Mercado Eléctrico Mayorista (MEM).

Fue con esa idea que al proponer en este mismo proyecto una adhesión al Régimen de Fomento a al Generación Distribuída de Energía Renovable Integrada a la Red Eléctrica Pública, ley nacional 27.424, se hace la reserva de que la provincia no cederá algunas facultades vinculadas con competencias para la regulación control de condiciones técnicas y económicas.

«Esas reservas responden a la necesidad de instrumentar un sistema propio que tenga en cuenta las particularidades del sector eléctrico provincial y ofrezca garantías a los actores que participan en él».

Estas garantías buscan «proteger a las Cooperativas Eléctricas que detentan la concesión del servicio público de distribución», integrándolas con una «participación segura» y que les otorgue «ventajas comparativas respecto del sector privado».

«De la importancia de dar cumplimiento a los objetivos planteados, deviene trascendental sancionar esta Ley de Desarrollo Energético para La Pampa, que aporte el marco regulatorio para llevar adelante el Plan Estratégico de Energía (…) que legitime la decisión política de promover el desarrollo económico y social a través de la explotación del potencial energético provincial», sostuvo Ziliotto al concluir la presentación del texto legal y pedir a los legisladores «su pronto tratamiento y sanción».

De consumidores a generadores.

La «generación distribuída» implica la posibilidad de que cada pampeano produzca su propia energía y venda al sistema sus excedentes. El artículo 2 crea la categoría del ‘usuario generador’ y los define como «aquellos usuarios que dispongan de equipamiento de generación de energía y reúnan los requisitos para inyectar a la red de distribución los excedentes del autoconsumo». Aclara que la condición de ‘usuario generador’ «no se modifica si el equipamiento de generación de energía se encuentra instalado en un lugar distinto al de generación».

Pampetrol liderará la transición.

Un tercer objetivo del Plan Estratégico es «transformar a nuestra empresa petrolera Pampetrol Sapem en una empresa de energía» que será la encargada de ejecutar la política energética de la provincia.

La empresa deberá liderar la transición a nivel provincial pero también en su estructura interna. Su razón de ser ya no se limitará a intervenir en el mercado de los combustibles fósiles sino que deberá apostar también «a las fuentes renovables, contribuyendo de ese modo al cuidado del ambiente» y demostrando su responsabilidad social.

Esto ayudará a «diversificar la matriz energética provincial» y para ello tendrá que «adaptar su estructura física y jurídica, modificando su objeto social no solo con el propósito de generar energía en la provincia, sino también de proyectarla como pionera» para que atraiga inversiones privadas a la provincia «que aporten crecimiento y trabajo».

Para lograrlo el proyecto propone «herramientas y beneficios comparativos» para todos los proyectos que impulse Pampetrol o en los que tenga participación. El más destacado es que «la energía eléctrica generada a partir de dichos proyectos pueda ser adquirida por el Estado Provincial a través de la Administración Provincial de Energía u otro organismo u empresa que se autorice al efecto.

Las «ventajas comparativas» de esa contratación derivarán en la «fijación de un precio y un plazo que garanticen el repago de la inversión», además de contar con beneficios promocionales contemplados en el proyecto.

Este cambio de estatus implica que Pampetrol tendrá la enorme responsabilidad de ser el «vehículo jurídico» que tendrá el Estado pampeano para encarar la transición hacia una provincia productora de energía.

«En ese orden de ideas -dice el texto-, la empresa provincial se erige como un actor esencial en la conformación y crecimiento de un Mercado Local de la Energía Eléctrica (MLEE) y en la realización de proyectos público-privados de generación de energía en los que participe como socio estratégico».

Fuente: La Arena