05/11/20

Reemplazarán parquímetros por aplicaciones y grúas llegarán a toda la Ciudad

Residentes podrán estacionar gratis a 300 metros de su vivienda. El pago será electrónico. Habrá 80.000 espacios tarifados


Cambiará el sistema de estacionamiento medido

Llegan algunos cambios para los automovilistas de la Ciudad de Buenos Aires. El gobierno porteño envió este miércoles a la Legislatura un proyecto de ley con el cual prevé que a partir del próximo semestre el sistema de estacionamiento con parquímetros deje de existir para ser reemplazado por el pago electrónico a través de una aplicación. Además, las grúas pasarán a estar en el 100% de la ciudad, priorizando a aquellos vecinos que denuncien casos de mal estacionamiento.

La implementación de un nuevo sistema de estacionamiento regulado hará que el método de comprar un cospel o depositar monedas en una máquina quede obsoleto. En su lugar, a través de Boti, el chat de Whatsapp del gobierno porteño, el vecino podrá cargar su patente para generar el pago del estacionamiento, el cual abonará a través de otra plataforma electrónica. Además, los residentes podrán estacionar gratis hasta 300 metros de su vivienda. Por otro lado, pasará a haber de 4.000 espacios tarifados en la ciudad a 80.000.

Los comercios serán la alternativa para aquellos conductores que no cuenten con Whatsapp o no tengan teléfonos inteligentes. Tal como hoy sucede con la venta de los cospeles, los comercios podrán vender “horas de estacionamiento”.

“Este proyecto tiene como objetivo que la gente transite de manera ordenada y segura y que adaptemos el estacionamiento a la nueva realidad de la Ciudad. Desde ya que nadie va a pagar por dejar el auto en la puerta de su casa. Planteamos una alternativa a un problema que nos traen muchos vecinos y que afecta a nuestra convivencia y a la seguridad de los que vamos por la calle: los autos mal estacionados, en entradas de garaje o en rampas. Con un sistema de pago electrónico sin parquímetros, avanzamos hacia una Ciudad cada vez más moderna y cómoda para la gente”, sostuvo Felipe Miguel, jefe de Gabinete del Gobierno porteño.

La otra novedad, es que mientras hoy el acarreo de autos mal estacionados cubre sólo al 13% de la ciudad (Microcentro, Recoleta y Palermo), con el nuevo proyecto se buscará expandir esto a toda la Capital Federal y pasará de haber tres playas de acarreo a seis.

En lo que va del año los vecinos de la Ciudad notificaron a través de los canales de GCBA al menos 77 mil situaciones de mal estacionamiento que implican problemas de convivencia (como bloqueo de rampas, entradas de garaje, etc), y en la mayoría de estas el servicio de acarreo actual no tuvo capacidad para resolverlas. En este sentido, el nuevo sistema implicará una mayor participación de los vecinos al momento de direccionar la operación de las grúas: podrán solicitar respuesta inmediata en casos que afecten la convivencia vial y serán prioritarios los pedidos recibidos a través de los canales del GCBA. Por ejemplo, un vecino que no puede sacar su auto de la cochera porque el ingreso se encuentra bloqueado por otro auto tendrá prioridad al momento de direccionar las grúas.

“En esta nueva etapa los vecinos serán quienes prioricen la operación de las grúas en situaciones que afecten la convivencia vial —como bloqueos de rampas y cocheras— y los residentes seguirán estacionando en forma gratuita. Queremos darle a la ciudad de Buenos Aires un sistema de estacionamiento moderno, que tenga en cuenta la problemática de cada barrio y se adapte a los tiempos actuales eliminando los parquímetros y los cospeles,” sostuvo Juan José Mendez, secretario de Transporte y Obras Públicas de la Ciudad de Buenos Aires.

La ley que está aprobada y dispone un nuevo sistema de estacionamiento y acarreo, distinto al que funciona hoy en las calles, fue presentada en 2011. Si bien desde entonces se avanzó en dos licitaciones, a partir de distintos impedimentos judiciales, no fue posible su implementación, por lo que estos nuevos cambios de estacionamiento y funcionamiento de las grúas pasarán a modificar aquel proyecto.

Fuente: Ámbito