06/11/20

Resta el acuerdo de los choferes del interior de la UTA para el cierre paritario 2020

El promedio de convenios pactados bajo la crisis Covid-19 oscila entre el 30 y el 35%


El sindicato de choferes no oculta su digusto con el Gobierno

Con el cierre de la paritaria de los trabajadores de la Construcción (UOCRA) que lidera Gerardo Martínez y que se firmó por un 33% en 2 cuotas el nivel de acuerdos salariales del año bajo la crisis del Covid-19 se enmarca en un promedio que oscila entre el 30% y 35%. Este sindicato industrial acordó dos cuotas un 25% en noviembre y el 8% en febrero 2021 Al mismo tiempo se activaron algunas revisiones como la negociación de Unión de Carga y Descarga que sumó dos incrementos acumulativos del 5% en noviembre y diciembre y en promedio llega al 31,2% de aumento.

En cuanto a convenios pendientes se destaca la negociación de la Unión Tranviarios Automotor (UTA), al mando de Roberto Fernández, respecto a choferes del interior. El miércoles la audiencia prevista para ese núcleo de conductores no se realizó y se pasó a cuarto intermedio.

El ministerio de Transporte no envió representación alguna y la Federación Argentina de Transporte Automotor (Fatap) se negó a desarrollar la negociación en tales condiciones.

Al mismo tiempo el núcleo empresario ratificó que en el escenario de pandemia no descartaban efectuar despidos. Un mensaje no casual, ya que como en otras negociaciones salariales del sector la cuestión de los subsidios “juega” en la pulseada. De hecho la cámara, además de los despidos, aseveró que deberán reducir servicios sin el incremento del “auxilio oficial” con fondos.

El marco de la demora paritaria lo define la existencia de seccionales que debieron negociar sumas fijas como adelanto del convenio salarial, tal el caso de la capital de Córdoba.

Bajo conciliación obligatoria la UTA apuntó al Gobierno por la ausencia de funcionarios de Transporte en la reunión: “se trata de una actitud sin razones o justificativos”, lamentaron.

No es el único disgusto de esa organización con la Casa Rosada, fuentes sindicales le remarcaron a BAE Negocios que “la ecuanimidad presidencial para el trato con diversos sectores del sindicalismo no se aprecia en el caso de la UTA”.

En efecto, consideran que desde marzo a la fecha bajo el impacto del Coronavirus ese gremio presta servicios como los trabajadores de salud, seguridad, camioneros y no hubo un mínimo destaque oficial para tal labor. “Se lo hicimos saber al Gobierno, porque nos duele”, confió el informante.

Para la definición de la paritaria del interior la UTA vislumbra que pese a la demora no habrá acuerdo por menos del 30% que pactó en el convenio de corta y media distancia.

Ese pacto tuvo lugar a fines de octubre, el mismo se remite con validez al 1 de septiembre y comenzará a ser abonado por estas horas. Allí se contempló también una suma no remunerativa, de $20.000, que se pagará en 3 cuotas consecutivas, las dos primeras de $7.000, una se hará efectiva en estos días y la segunda para la cuarta jornada hábil de diciembre.

La última de $6.000 se abonará a fin de año. El 10 de enero de 2021 empresarios y la UTA se abocarán a una revisión del índice inflacionario del último trimestre 2020 sobre que sellaría el acuerdo anual.

El trajín interno de la UTA por la primacía en la conducción de esa unión también se jugó en medio de la alternativa paritaria. "No permitamos que quieran dividirnos, el salario constituye nuestro sustento y defenderlo es obligación de todos", realzó la conducción de Fernández en un comunicado. El mensaje, además de los choferes, tuvo y tiene como destinatarios a la agrupación Juan Manuel Palacios que lidera Miguel Bustinduy, dirigente que la cúpula de la UTA apunta como “hombre del moyanismo”.

Fuente: BAE