11/11/20

Rincón de los Sauces sale a cobrar a petroleras tras el cierre de 200 comercios

El municipio comenzó a notificar a las nuevas empresas que operan en la zona de las regulaciones locales. Buscan sumar fondos ante la caída en la recaudación y el cierre de locales.



En Rincón de los Sauces la crisis petrolera golpeó con fuerza y el municipio apunta ahora a los nuevos desarrollos no convencionales para sumar ingresos.

La crisis petrolera que generó la cuarentena obligatoria golpeó con fuerza a una de las localidades hidrocarburíferas por excelencia de Neuquén, como es Rincón de los Sauces. Con el objetivo de alivianar el desplome de la recaudación, el municipio puso el ojo sobre los nuevos desarrollos no convencionales que cobran fuerza en la zona.

La caída en el consumo de combustibles que generó la cuarentena obligatoria y el extenso proceso de reapertura en el país generaron un fuerte impacto en la localidad ubicada a 250 al norte de Neuquén capital.

“Nuestra principal actividad económica es la petrolera y por eso el golpe fue muy fuerte”, contó el secretario de Comercio del municipio, Javier Romero. Y detalló que desde abril “se dieron de baja el 40% de las licencias comerciales y unos 200 comercios cerraron”.

La crisis social no tardó en evidenciarse, con una multiplicación de la cantidad de desocupados que llegan a las puertas de la municipalidad para pedir ayuda.

Pero los ingresos de este municipio que brinda prácticamente todos los servicios en la ciudad también se desplomaron. “Al día de hoy no logramos recomponer la recaudación que sigue estando un 70 u 80% por debajo del nivel de marzo”, contó Romero.

Ante ese escenario, la reactivación de las operaciones en los campos petroleros fue una bocanada de aire fresco, pero rápidamente el municipio notó que muchas empresas no estaban cumpliendo con las normativas que datan de 2013 y por eso no estaban tributando.

“Con los nuevos desarrollos no convencionales de Chevron en El Trapial y de YPF en Narambuena, las operadoras trajeron a empresas de servicios con las que vienen trabajando en otros lados pero que no se informaron de las normas que rigen acá”, indicó Romero.

Y detalló que “desde el 2013 toda empresa que tenga actividad comercial en el ejido de la ciudad tiene que tener su licencia comercial, y estas áreas petroleras están dentro del ejido de la ciudad”.

El funcionario explicó que “no estamos impidiendo a nadie que circule por las rutas de la zona como trascendió, sino que estamos informando que tienen que tramitar la licencia comercial, porque últimamente parece que si no lo exigimos nadie viene voluntariamente a hacerlo”.

“La situación del municipio es crítica, hace mucho tiempo que nos coparticipan por algo que no es real, por eso el municipio tiene que buscar cómo financiarse para brindar todos los servicios, desde el agua, cloacas, energía eléctrica y hasta los sepelios”, aseguró el funcionario.

Retenes sanitarios

El incremento de los contagios de coronavirus marcó que el municipio retomara los retenes de control en los accesos a la localidad, aunque Romero explicó que “se permite el paso a todos los trabajadores esenciales, incluyendo a los del petróleo”.

No obstante explicó que “lo que se pide para ingresar es la prueba PCR, que en el sector petrolero es lo mismo que se pide para entrar a los yacimientos”.

En los controles se elabora un registro de los trabajadores de las diversas empresas y actividades económicas que el municipio utiliza para intentar trazar los contagios.

“Hemos visto que si no hacemos controles de ruta es casi nulo que nos den los datos del personal asignado a la zona”, detalló Romero a la vez que pidió más colaboración para evitar la propagación del virus.

Fuente: Río Negro