16/11/20

Southwest, Ryanair, Delta y Boeing negocian un acuerdo de compra por los 737 MAX sin dueño

Southwest Airlines, al igual que otras aerolíneas como Alaska Airlines, Ryanair y Delta Airlines, entró en negociaciones con Boeing para adquirir aeronaves del modelo 737 MAX que se encuentra pronto a recibir la recertificación y volver a volar.



Southwest está considerando adquirir hasta 30 aviones del modelo 737 MAX nuevos que han perdido a sus compradores originales debido a las cancelaciones por las fallas del producto y por el efecto del coronavirus, que hundió la demanda de toda la industria aeronáutica.

El plan de la aerolínea es aceptar las aeronaves del stock que Boeing tiene almacenadas y que sean consideradas como parte de los 249 aviones que la compañía ya ordenó, según expresaron fuentes que pidieron no ser identificadas a Bloomberg, ya que las discusiones son confidenciales.

El cliente más grande del MAX no busca aumentar su cartera de pedidos en medio de un mercado deprimido por la pandemia, sino adelantar entregas y obtener descuentos.

De los 450 737 MAX construidos durante el período en el que el avión estuvo radiado del servicio activo, casi una cuarta parte son «colas blancas», es decir, que se encuentran sin comprador.

Si bien Southwest, Alaska, Ryanair y Delta, no están ansiosas por agregar nuevos aviones, aquellas que puedan cerrar acuerdos ahora obtendrían términos ventajosos. Estas ventajas incluirían una reducción de los costos de combustible y mantenimiento antes del eventual repunte de los vuelos comerciales.

«Aunque no tenemos nada nuevo que compartir hoy con respecto a los planes de la flota, hemos indicado públicamente que Southwest está trabajando actualmente con Boeing para actualizar nuestra cartera de pedidos», expresó la aerolínea en un comunicado.

Las negociaciones entre Southwest y Boeing:

Southwest manifestó el mes pasado que está manteniendo conversaciones amplias con Boeing sobre el precio y los tiempos de su pedido de 737 Max. Si bien la aerolínea con sede en Dallas planea recibir 48 MAX hacia fines de 2021, la compañía dijo el 22 de octubre que no necesitaba esos aviones en un momento en que gran parte de su flota está fuera de uso debido a la pandemia. Sin embargo, puede estar dispuesta a aceptar los aviones de «cola blanca» siempre que Boeing asuma el costo de reconfigurar las cabinas para que coincidan con el resto de la flota de la aerolínea.

Los hangares llenos no ayudan a Boeing a negociar

Boeing se enfrenta a un complicado rompecabezas al tratar de liberar su almacenamiento de aviones no reclamados, un paso crítico en su recuperación financiera.

La producción del 737 MAX se mantuvo funcionando a alta velocidad después de la suspensión, apostando a que la aprobación regulatoria se daría en un plazo relativamente corto. Boeing finalmente detuvo la producción este año con 450 aviones valorados en 20.000 millones de dólares aproximadamente en inventario, sólo para ver el colapso del mercado debido al brote de Covid-19.

A medida que el fabricante traza planes para entregar alrededor de 225 de esos nuevos MAX el próximo año, se enfrenta a un riesgo adicional debido a la prolongada suspensión de operaciones, la cual se espera que termine en las próximas semanas. Las aerolíneas y los lessors tienen la oportunidad de retirarse cuando la entrega de un avión se ha retrasado más de un año y se estima que, entre las cancelaciones confirmadas y las posibles, serían más de 1.000 los MAX que se encuentran en peligro.

Fuente: Aviacionline