15/12/20

El Palomar. Empleados despedidos y vecinos preocupados por el futuro del barrio

Por el cierre virtual del aeropuerto situado en El Palomar, muchos empleados perdieron su empleo y fueron a retirar hoy sus pertenencias


El barrio está repleto de banderas que piden por la reapertura del aeropuerto Fuente: LA NACION Crédito: Fabián Marelli

El Palomar es un barrio, según dicen sus vecinos, que se enciende o se apaga según la actividad que tenga el aeropuerto . En 2018, cuando esa aeroestación dejó de ser solo una base militar y se transformó en la primera terminal para aerolíneas low cost de la Argentina , las inmediaciones del predio florecieron, tanto en infraestructura como en puestos de trabajo. Ahora que no hay un solo vuelo comercial operando en el lugar, los vecinos temen que la zona vuelva a decaer . El jueves habrá una marcha frente al predio para pedir que vuelvan a operar los vuelos comerciales.

Cristian Arias, de 28 años , conversaba junto a otros cuatro compañeros frente al portón principal del aeropuerto. A su alrededor tenían bolsos y mochilas, se estaban llevando todas sus pertenencias de los armarios que usaban cuando aún tenían trabajo. Todos se desempeñaban como personal de rampa de la empresa Jet Smart, es decir, eran los responsables en tierra de llevar al avión hasta el lugar donde finalmente se detiene.

"Tuvimos que tomar un retiro voluntario, no tuvimos muchas opciones. Nos quedamos todos sin trabajo por cuestiones políticas, sino no hay otros motivos para cerrarlo, este lugar es una mina de oro. Yo tenía mis proyectos, mi estudio, pero ahora no sé qué voy a hacer. Es posible que emigre a España para buscar otro trabajo como este, porque en la Argentina el rubro aeronáutico cada vez está más complicado", se lamentaba Arias.

Él vive a 15 cuadras del aeropuerto. Además de estar preocupado por su situación personal, se pregunta si el barrio empezará a deteriorarse. "Esto fue una inyección de plata. Acá hace un tiempo te afanaban, estaba lleno de terrenos vacíos con el pasto crecido. Ahora nada que ver, cambió todo el barrio porque por acá circulaban miles de personas", recordó.

A su lado estaba Juan Pablo Aguilera, de 27 años . Al igual que Arias, se quedó sin trabajo. Estaba preocupado; en línea con lo que dijo su compañero, señalaba que el mundo de la aeronáutica se está cerrando cada vez más. Afirmó que el trabajo de rampa en Ezeiza, que ahora es el único aeropuerto del Área Metropolitana de Buenos Aires en funcionamiento, está absolutamente monopolizado por la empresa Intercargo.

"Yo tengo una nena chiquita. Dejé la Fuerza Aérea para trabajar en Jet Smart y ahora no sé qué voy a hacer. Si esto se puede remontar, trabajo va a sobrar, pero si no está complicado. El rubro aeronáutico está muy monopolizado", dijo Aguilera.

Al alejarse de la aeroestación, por la calle Itacambú los comerciantes y vecinos de la zona también vieron cómo la esperanza de que se reactive la actividad del aeropuerto por ahora quedó trunca.

Sol Pabón, de 20 años, atiende en una panadería Tutto Panne, un negocio familiar. En 2018, por el movimiento de pasajeros y empleados que generó el aeropuerto contrataron a dos cocineras. Empezaron a abrir más temprano, a cerrar más tarde, e incorporaron otras propuestas además de las facturas. Pero, ahora, el futuro de esas cocineras es incierto. Por la calle no circulaba hoy mucha gente: muy lejos quedó la imagen de 2018 o 2019, cuando pasaron por el aeropuerto 764.000 y 1.700.000 personas, respectivamente.

"Agregamos comidas, hicimos un menú para el mediodía para los empleados del aeropuerto, extendimos el horario de atención, contratamos gente, el barrio cambió para bien. Pero veremos cómo sigue, ahora obviamente no es lo mismo y no sé si el aeropuerto va a volver a operar. Hasta un señor que vivía en la calle y siempre me pedía comida, empezó a cuidar coches, entonces empezó a venir y estaba muy contento de poder pagar. Ahora el señor no está más, no sé qué será de él", relató Pabón.

Otro de los beneficios que generó la terminal aérea es que muchos viajaron por primera vez en avión, no solo porque los pasajes eran más económicos, sino porque además no tenían que ir hasta Ezeiza, como sí lo tendrían que hacer ahora si quisieran tomar un vuelo.

Jimena Salto, de 25 años , atiende un comercio frente a la estación de tren de El Palomar. En los dos años que estuvo activo el aeropuerto para vuelos comerciales, su familia y ella pudieron viajar a visitar a familiares en Salta y Córdoba.

"Para nosotros ir a Ezeiza es demasiado lejos y ya encarece el viaje, además de que los pasajes están mucho más caros. Es una lástima, acá viajaba mucha gente que nunca había viajado y mejoró todo el barrio. Ojalá pueda volver a funcionar pronto", dijo Salto.

Fuente: La Nación