14/12/20

El Palomar: abierto, pero sin ningún vuelo comercial


Mientras que algunos actores del sector aeronáutico sostienen que se produjo un "cierre virtual" por cuestiones ideológicas, desde el organismo regulador alegan "cuestiones técnicas" vinculadas a la política aeroportuaria

La mudanza de Flybondi a Ezeiza -y no todavía a Aeroparque, ya que está en obras- dejó al aeropuerto de El Palomar sin vuelos comerciales. Algunos actores vinculados al sector sostienen que se produjo allí un "cierre virtual" que responde a cuestiones ideológicas contra esa terminal aérea, abierta durante la administración de Cambiemos en 2018, y le achacan responsabilidades al camporista y vicepresidente del Organismo Regulador del Sistema Nacional de Aeropuertos (Orsna), Fernando Muriel.

Fuentes del Orsna desmintieron ese argumento a LA NACION. Sostuvieron que, en realidad, la política aeroportuaria vigente busca concentrar vuelos en otros aeropuertos. "El Palomar se transformó en un centro de grieta, no tiene que ver con eso. Los argumentos técnicos no golpean, hay frases llenas de slogans. Previo a eso existen presupuestos que tienen que ver con lo técnico", entendieron. Además, explicaron que el sistema aeroportuario se subsidia "indirectamente a sí mismo" y que Ezeiza y Aeroparque "mantienen" al resto de las terminales.

También destacaron que a pesar de no tener vuelos comerciales, El Palomar sigue abierto, por ejemplo, como base de operaciones para la Presidencia o para la Fuerza Aérea. Una alta fuente del organismo no reniega de que los asocien a sus ideas políticas: "Los planes de negocios de las empresas se tienen que adecuar a una política que fija el Estado, eso sí es ideológico. Otra cosa es perseguir", aclaró.

Descreídos de los justificativos que llegan desde el organismo regulador, actores del rubro consideraron para LA NACION que "no se va a anunciar un cierre", pero que "el aeropuerto queda virtualmente cerrado". También, aseguraron: "Tienen algo contra el aeropuerto en sí, no contra las empresas. Para ellos, El Palomar es un símbolo macrista".

Amparada en cuestiones de recursos y de seguridad, una fuente del organismo regulador sí asumió para LA NACION que, en su consideración, El Palomar "no debería tener vuelos comerciales", ya que no entiende como lógico volcar esa cantidad de fondos, en relación con el nivel de tráfico. "No parece muy inteligente mantener ese aeropuerto", dijo y detalló, por ejemplo, que "la pista está destrozada" y se necesitarían 4000 millones de pesos para su arreglo. "No quiero vivir un Once", resumió, trazando un paralelismo con el accidente ferroviario, ocurrido en 2012.

"Lo único positivo es que se evitaría un conflicto que se hizo una disputa, donde se metió al aeropuerto en la grieta", reflexionó. Para LA NACION, fuentes del área sí coincidieron con el ente regulador en que no tiene sentido mantener abierto un "aeropuerto entero por un avión", en referencia a la única aeronave con que operaba la lowcost Flybondi.

La preocupación de algunos también radica en el futuro de los trabajadores de El Palomar. En el Orsna hacen caso omiso de dichas versiones, porque se muestran convencidos de que se los podrá relocalizar en Ezeiza y Aeroparque. "Lo que más nos interesa es que se mantengan los puestos de trabajo", dijeron.

Mientras tanto, hay expectativa en cuanto a la reapertura de Aeroparque para el 24 de febrero, a las 19, en un contexto de pandemia que, aún con restricciones, dejó atrás la época de completa inactividad en el sector. En la terminal aérea reconstruida, es intención de todos los actores que Flybondi tenga amarres para su flota. "Flybondi, con el gobierno anterior, nunca pudo entrar a Aeroparque", destacaron en el Orsna.

Fuente: La Nación