22/12/20

Personal argentino y paraguayo la instaló en poco más de un año

El martes comienza a funcionar una de las turbinas argentinas de Yacyretá

La turbina argentina que se pondrá en marcha causó asombro a su paso por el puente General Belgrano en la madrugada del 13 de octubre de 2019.


La gigantesta turbina a su paso por la ciudad de Saenz Peña el 8 de octubre del año pasado. El martes comienza a generar desde la central de Yacyretá.

La primera de las seis turbinas que la empresa de tecnología Impsa reemplazará en la represa hidroeléctrica Yacyretá comenzará a funcionar el martes para otorgarle mayor vida útil y mejorar la capacidad de generación del complejo energético binacional.

Impsa tuvo a su cargo el diseño de las primeras seis turbinas de las 20 que deben ser reemplazadas, y comparte la fabricación con su socio CIE de Paraguay.

La turbina Kaplan que comenzará a funcionar el martes es la número 200 diseñada y construida por la empresa a lo largo de su historia, de las cuales el 85% fue para exportación compitiendo con las principales empresas de tecnología del mundo.

‘En Impsa estamos encarando un nuevo hito en la fabricación de turbinas con altísima tecnología 100% argentina, programas de inteligencia artificial aplicada a sus diseños, fabricadas con mano de obra argentina y paraguaya y logrando productos sumamente eficientes y competitivos‘, destacó Juan Carlos Fernández, CEO de la empresa.

En una entrevista con Télam, el directivo expresó que ‘en medio de un proceso de reestructuración de deuda, Impsa comienza el cambio de las turbinas de Yacyretá, y el primero de estos equipos comienza a operar este martes‘, mientras que la puesta en marcha de la segunda turbina está muy avanzada y se espera que entre en operación comercial antes de fin de año.

ORGULLO NACIONAL

La turbina tiene una potencia de 155 MW y se destaca por las dimensiones del rodete Kaplan de 5,5 metros altura, 9,5 metros de diámetro y un peso de 250 toneladas. Es una de las dos que se adjudicó mediante licitación por u$s 27 millones para reemplazar las ya existentes, construidas en su momento por la alemana Voith Hydro.

En su fabricación, en Mendoza, trabajaron 50 ingenieros, 100 técnicos y 250 operarios y demandó unas 80.000 horas hombre de trabajo entre diseño hidráulico, ensayo de modelo, ingeniería, compras, fabricación, gerenciamiento, supervisión de montaje y puesta en marcha.

La gigantesca turbina que causó asombro a su paso por el Chaco se produjo íntegramente en Mendoza, y para lograr este objetivo, según consigna la información oficial, trabajaron 50 ingenieros, 100 técnicos y 250 operarios, y participaron más de 100 pymes como proveedoras y demandó unas 80.000 horas hombre.

Fuente: Diario Norte