16/12/20

El presupuesto porteño 2021 no prevé obras de extensión del Subte



El pasado jueves el oficialismo porteño consiguió aprobar en la Legislatura porteña el Presupuesto 2021 para la Ciudad.

En contraste con años anteriores, y reflejando la situación de estancamiento y crisis en la que se encuentra la red, no está previsto que el próximo año se realicen trabajos de extensión de la red.

Fuera del Presupuesto quedaron las obras de ampliación de la línea H a Sáenz –licitada hace diez años y nunca iniciada–, del tramo norte de la misma línea H (Facultad de Derecho – Retiro) o de la línea F, por citar algunas de las obras consideradas prioritarias.

Lejos está el discutido recorte de la coparticipación de ser la causa de este freno a la extensión del Subte. Durante el verano pasado, antes de que esto se concretara y aún antes de la pandemia, Rodríguez Larreta ya había avisado que no contemplaba iniciar la línea F durante su mandato y había evitado referirse al Subte en su discurso ante la Legislatura el 1° de marzo.

Sin ir más lejos, durante el primer mandato de Rodríguez Larreta, período que coincidió con el incremento de la coparticipación, la Ciudad se limitó a inaugurar estaciones heredadas de la gestión de Macri en la Ciudad (línea H) y de Cristina Kirchner en la Nación (línea E), sin abrir nuevos frentes de obra y congelando la expansión de la red por primera vez en medio siglo.

Cabe recordar que, pese al recorte de la coparticipación y a que el Subte depende íntegramente del municipio, la Ciudad sigue contando con recursos que son de afectación específica para el Subte: se trata del “Fondo Permanente para la Ampliación de la Red de Subterráneos” establecido por la ley 23.514, vigente desde los años 80. Esta norma cumplió un rol clave para la expansión de la red en las últimas décadas, ya que todas las obras se realizaron con recursos propios.

Presupuesto 2021: las inversiones previstas

De acuerdo con la norma aprobada, sólo se prevé realizar una serie de proyectos –algunos de los cuales ni siquiera involucran inversiones–, algunas obras de mejoramiento de la red actualmente existente y adquisición de material rodante.

La única referencia respecto al futuro de la red en el Presupuesto es más que escueta: menciona que Subterráneos de Buenos Aires (SBASE) prevé “desarrollar la ingeniería para la licitación de la línea F” durante el próximo año.

Se trata de la demorada licitación lanzada por la empresa estatal hace un año y medio, que acaba de sufrir su novena postergación. Tal como explicó este medio, esta contratación solo apunta a la elaboración de los documentos que en un futuro permitan licitar la construcción de la línea, algo que no tiene fecha cierta.

La única inversión de importancia que aparece mencionada –también de forma muy escueta– es la “adquisición de nuevos trenes para la línea B”.

Este proyecto, que fue anticipado en exclusiva por enelSubte hace dos años, tiene por objetivo comprar nuevas formaciones que permitan jubilar tanto a los trenes Mitsubishi (los más viejos de la red, afectados por el asbesto) como a los problemáticos CAF 6000, cuya incorporación a la línea no ha terminado a pesar de haber transcurrido siete años de su adquisición. La iniciativa había registrado algunos tímidos avances en marzo pasado, pero luego todo quedó en pausa por la pandemia.

El resto de la norma se enfoca en mejoras de la red existente: la continuidad de la tercera etapa del nodo de combinación entre las líneas B, C y D (“PACE Sarmiento”), cuyas primeras fases ya han sido habilitadas, la construcción de un nuevo vestíbulo e instalación de ascensores en Plaza de los Virreyes y Plaza Miserere, obras en cocheras y talleres de las líneas B y E, renovación de escaleras mecánicas y adecuaciones en la infraestructura eléctrica.

A su vez, se planifica dar continuidad al proyecto de modernización de la línea D, que es financiado por un crédito del Banco Europeo de Inversiones (BEI) e incluye la repotenciación de las subestaciones de la línea, obras de ventilación y la instalación de un nuevo señalamiento CBTC, que, tal como explicó enelSubte, estará a cargo de Siemens.

Otro de los proyectos incluidos en el presupuesto es que SBASE tendrá a su cargo “las adecuaciones necesarias para establecer estaciones inteligentes” y el desarrollo de “una app que permita anticipar con mensajes al celular retrasos, accesos cerrados, estado del funcionamiento de escaleras y/o ascensores, e información sobre el volumen de ocupación de los coches”. Estas iniciativas son llamativamente coincidentes con los que habían sido presentados por Metrovías como parte de su propuesta “Subte del futuro”, cuyas inversiones –se suponía– correrían por cuenta y orden de la concesionaria en el marco del nuevo contrato.

Precisamente, otra de las previsiones para este 2021 es “administrar un nuevo contrato de operación y mantenimiento del servicio”. Tal como explicó este medio, el consorcio Metrovías-Roggio es el único que permanece en carrera en esta polémica licitación, que aún permanece pendiente de adjudicación.

Fuente: enelSubte