14/12/20

Se endurece el paro en los puertos y complica la liquidación de granos

En medio de la cosecha fina, aceiteros y recibidores de granos extendieron la huelga en reclamo de un ajuste de sueldo por inflación y un bono pandemia.



La paralización de las terminales del complejo portuario que se extenderá a este domingo, puso en alerta a las entidades y Cámaras del sector por las cuantiosas pérdidas que rondan los 100 mil dólares diarios en los costos que generan los buques sin poder cargar en medio de la cosecha de trigo.

"Si el barco no puede cargar, no podemos recibir a los camiones y los productores no pueden despachar la mercadería cuando estamos en el punto más dinámico de la cosecha, por lo tanto, tiene que embolsar el cereal y liquidar más adelante. Es una pérdida muy grande en tiempos críticos cuando el país lo que más necesita es el ingreso de divisas", explicaron a LPO un empresario del sector quien pidió reserva de su nombre.

Este sábado, los gremios extendieron el paro al domingo y ya suman cuatro días consecutivos de inconvenientes en la cadena agroexportadora, además de los días de huelga en las semanas previas.

Si el barco no puede cargar, no podemos recibir a los camiones y los productores no pueden despachar la mercadería cuando estamos en el punto más dinámico de la cosecha, por lo tanto, tiene que embolsar el cereal y liquidar más adelante. Es una pérdida muy grande en tiempos críticos cuando el país lo que más necesita es el ingreso de divisas

El mapa del conflicto no es simple y son tres gremios los que están en disputa con las Cámaras Patronales y cada una tiene sus propias reivindicaciones. Por un lado, SOEA que lidera Pablo Reguera y representa a los aceiteros del complejo portuario de San Lorenzo que reclaman un ajuste retroactivo del sueldo y un doble bono; uno de fin de año ajustado por inflación al del 2019 y otro de 50 mil pesos por pandemia mientras las patronales habían ofrecido un ajuste mensual según inflación (aparte del 25% que se entregó a principio de año) pero que no sea retroactivo y un solo bono de 60 mil con un adicional de 15 mil a aquellos que trabajaron en pandemia.

Por otro lado, la Federación de Aceiteros que maneja Daniel Yofra que agremia a todos los puertos que no están en la zona de San Lorenzo, pidió un aumento del 8% desde octubre y un 26% adelantado a partir de enero y el otro sindicato en disputa es el de Recibidores de Granos que tienen asiento en los puertos que no tienen plantas de molienda quienes reclaman un aumento retroactivo de 23% escalonado y un adelanto del 13 por ciento para el primer semestre del año próximo.

Desde las empresas portuarias aseguraron a La Política Online que la posición es garantizar la actualización de los sueldos según la inflación y un bono de fin de año superior al del 2019, como se acostumbra en el sector, además del medio aguinaldo, "que nos parece súper razonable. Estamos de acuerdo que los ajustes mensuales contemplen la inflación pero que no sean retroactivos", consideraron.

Nos parece super razonable garantizar la actualización mensual de los sueldos según la inflación y un bono de fin de año superior al del 2019, como se acostumbra en el sector, además del medio aguinaldo, pero que no sea retroactivo

El problema del bono pandemia es que la china Cofco entregó durante los meses de confinamiento un plus de 10 mil pesos mensuales a los operarios que asistieron a sus lugares de trabajo, el rumor se extendió en todo el complejo y ahora reclaman el mismo beneficio en todas las terminales.

A su vez, desde las centrales portuarias recuerdan el año complicado no solo por la pandemia sino también por la bajante histórica del sistema hídrico Paraná-Paraguay que generó pérdidas por demandar mayor tiempo de tránsito y menor capacidad de carga en muchas terminales.

En consecuencia, las entidades y Cámaras del sector emitieron un comunicado donde sostienen que las huelgas además de "alterar el desenvolvimiento de todos los eslabones de la cadena agroindustrial en general, que perjudica especialmente a los productores" impacta negativamente en la cadena de pagos.

"Por otra parte, afectan seriamente el ingreso de divisas, las que resultan indispensables para afrontar la grave crisis económica y social en la que se encuentra inmersa nuestro país", agrega el escrito y "exhortan a las partes involucradas en la negociación colectiva a que extremen los esfuerzos tendientes a terminar con la situación conflictiva".

Por ahora, el gobierno nacional se mantuvo distante del conflicto a la espera que se resuelva entre empresarios y trabajadores. Sin embargo, en caso de que la tensión se extienda en el tiempo y las terminales continúen paralizadas, obligará el arbitraje de la cartera de Trabajo que conduce Claudio Moroni que es lo que empezaron a reclamar desde las entidades.

Fuente: La Política Online