23/12/20

Una movida política frena un avance clave en el Puerto de San Nicolás

Se trata de la concesión y explotación del elevador de granos. La nueva presidenta del Consorcio paró el proceso, que podría caerse y beneficiar a empresas que habían quedado afuera.


El puerto de San Nicolás, tiene una ubicación estratégica en la hidrovía del Paraná.

El 5 de noviembre pasado, el Consorcio de Gestión del Puerto San Nicolás publicó el llamado a licitación para la concesión y explotación del elevador de granos, una unidad de negocio que se encuentra dentro del predio y que no funciona desde hace más de 20 años. Ahora, la nueva presidenta del organismo busca frenar la apertura de sobres y dar marcha atrás con ese proyecto.

El elevador de granos fue una pieza clave en la historia del puerto local. Hasta 1997, año en que dejó de funcionar, todos los productores de la zona se beneficiaban con su operatoria, que permitía ahorrar en costos de logística y transporte por estar San Nicolás, en el centro de una de las zonas más productivas del país y con ubicación estratégica en la hidrovía del Paraná.

Recuperar el elevador de granos representará un impulso para la operatoria del Puerto San Nicolás y creará nuevas oportunidades comerciales, generando más de 600 nuevas fuentes de trabajo directas e indirectas.

Pero en el medio del proceso hubo cambios que entorpecieron el proyecto. Luego del llamado a licitación, el gobernador bonaerense Axel Kicillof reemplazó al presidente del Consorcio designando en su lugar a la camporista Cecilia Comerio, ex senadora oriunda de La Pampa pero radicada en San Nicolás hace varios años.

De acuerdo a fuentes vinculadas al puerto, Comerio se reunió con los empresarios Federico Chouhy y Belisario Tiscornia, de las firmas Moviport y Casport, a quiénes ya había visitado durante su campaña electoral para ser intendente en 2019. También con referentes de la empresa Pamsa, que opera en el sector donde está emplazado el elevador de granos. Entre todos, habrían decidido tirar para atrás el proyecto de concesión para la explotación del elevador.

Si se cae definitivamente el pliego, algo que ya ocurrió en 2019, estas empresas se liberarían de competir contra la Asociación de Cooperativas Argentinas (ACA) y Grobocopatel, dos de los interesados que ya adquirieron el pliego para poner a funcionar el elevador.

La movida política de Comerio, demoraría la puesta en marcha del elevador y podría obedecer al necesidad de cumplir promesas electorales hechas en la campaña del año pasado cuando visitó las empresas de Chouhy y Tiscornia.

Por ahora, el proceso de concesión sigue sin novedades. El llamado a licitación indicaba como fecha de apertura de sobres el 9 de diciembre. A más de una fecha establecida, el hermetismo en torno a qué pasará con esta unidad productiva sigue siendo muy grande.

Fuente: Clarín