11/01/21

Argentina reduce un 30% los vuelos internacionales en Ezeiza

Descartaron así el cierre total, como lo señalaban los trascendidos


Ginés González García y Santiago Cafiero

Para controlar el fuerte incremento de casos de COVID-19 que registra la Argentina en el marco de la llamada “segunda ola”, el Gobierno nacional decidió limitar fuertemente la circulación, afectando lo menos posible la alta temporada turística de verano, intentando impedir también la llegada de la nueva cepa. Aunque no se cerrará el Aeropuerto Internacional de Ezeiza, como señalaban distintas versiones, sí se reducirán las frecuencias en un 30%.

El ministro de Turismo y Deportes de la Argentina, Matías Lammens, había anticipado que el Gobierno nacional no estaba analizando poner fin de manera precoz a la temporada alta de verano en el país, pero sí establecer fuertes controles para detener la creciente circulación del COVID-19, que ha vuelto a encender las alarmas sanitarias.

¿Cuáles serían esas medidas? Los trascendidos más extremistas hablaban de un regreso a Fase Uno, con una cuarentena estricta como la que la nación austral vivió durante los momentos más duros de la pandemia; otros, indicaban que el camino elegido sería el toque de queda nocturno y la prohibición de las reuniones sociales; algunas más, hablaban de un posible cierre del Aeropuerto Internacional de Ezeiza para evitar la llegada de la nueva cepa del virus; y versiones más laxas se vinculaban a una fuerte campaña de concientización y de confiar en la responsabilidad individual, decisión que claramente fracasó en los últimos meses.

En todos estos rumores hubo algo de verdad. En efecto, en conferencia de prensa, el jefe de Gabinete nacional, Santiago Cafiero, confirmó este jueves 7 de enero que el presidente Alberto Fernández decretará que desde este viernes 8 quede prohibida la circulación nocturna, excepto para esenciales y algunos pocos grupos más, entre los que se encuentran los turistas con horario nocturno para su boleto aéreo o terrestre.

De hecho, se ratifica oficialmente la continuidad de la temporada de verano, llevando tranquilidad a los empresarios de la actividad, sumamente golpeada por la pandemia y ansiosa por recuperar algo de terreno perdido durante esta alta estival.

“Lo que queremos es que la temporada continúe y sea de cuidados, atípica, como ha sido el 2020. Queremos que se extremen los cuidados para que la temporada pueda continuar”, sostuvo Cafiero, acompañado por el ministro de Salud, Ginés González García.

En relación a otro de los trascendidos, Ezeiza no cerrará sus puertas. Hoy, la terminal bonaerense es la única terminal habilitada en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), por lo que aglutina a todos los vuelos nacionales e internacionales en esta región, que es el principal polo emisor y receptor de pasajeros de la Argentina.

Tampoco se interrumpirán los vuelos internacionales, con excepción de los pocos destinos suspendidos por la nueva cepa, como Reino Unido, Dinamarca, Países Bajos y Australia.

Sin embargo, sí se decidió reducir en un 30% la cantidad de frecuencias internacionales en Ezeiza, pero todavía no se informó cómo se distribuirá ese recorte entre las compañías. Según fuentes de las compañías, antes del lunes estarían listas las nuevas grillas.

Vale recordar que a la fecha sólo pueden ingresar al país los ciudadanos argentinos o residentes; los familiares directos de argentinos; diplomáticos; esenciales; y los deportistas que participan de competencias internacionales. En todos los casos, deben presentar un PCR negativo, una declaración jurada y guardar una cuarentena de siete días.

El decreto, que al momento de esta publicación todavía no se había publicado, dispondría también el cierre de casi todas las fronteras terrestres. En ese sentido, cuando los argentinos deciden salir al exterior deben firmar una declaración en la que aceptan que el estado no los asiste en caso de requerir una repatriación.

Fuente: Hostelsur