23/03/21

Biocombustibles: un proyecto de Máximo generó alerta en el sector

Hay malestar por el borrador que circula en la Cámara de Diputados y que les garantiza cupos sólo a las pymes del sector. Varias empresas de Córdoba quedarían afuera del nuevo sistema. Insisten con reclamar la prórroga.



A menos de dos meses del vencimiento de la ley de promoción de los biocombustibles, y cuando las provincias productoras están reclamando con urgencia la prórroga de esa normativa de 2006, la aparición de un proyecto oficialista provocó alarma en el sector etanolero. Se trata de un borrador que está haciendo circular el jefe del bloque de diputados del Frente de Todos, Máximo Kirchner, y que rechazan con vehemencia tanto los legisladores cordobeses como los empresarios del rubro.

“La verdad es que lo que hemos visto genera mucha incertidumbre. No es claro lo que se pretende. En este contexto, estamos por la prórroga de la ley y que, mientras tanto, se vaya discutiendo seriamente una nueva legislación”, manifestó Manuel Ron, presidente de Bio4.

El empresario declaró que todavía no conocen la letra del proyecto y que, en teoría, accederán al contenido mañana, cuando está prevista una reunión de la Comisión de Energía de Diputados con los representantes de las cámaras privadas de los biocombustibles.

El proyecto de Kirchner, al menos lo que trascendió, apunta a garantizarles mercado a las pequeñas y medianas empresas del sector y deja afuera a las grandes. Pero, además, incluso quienes quedarían adentro del esquema no tendrían un escenario de previsibilidad porque el proyecto establece un margen de discrecionalidad que se le otorga a la Secretaría de Energía.

Desde el PJ de Córdoba, que se ha expresado fuertemente en los últimos días en favor de la prórroga de la ley 26.093, señalan que la primera intención del proyecto kirchnerista es dividir a los etanoleros, ya que dejaría a algunos adentro del sistema y a otros afuera. Además, apuesta a que las empresas del rubro no crezcan ni inviertan.

Por ejemplo, en Córdoba se quedarían sin cupo, entre otras, AcaBio, de Villa María, y Promaíz, de Alejandro Roca.

Según el borrador que circuló, la idea es que el porcentaje de corte sea, como mínimo, del 5 por ciento para el biodiésel y el 7 por ciento para el bioetanol.

La Secretaría de Energía deberá definir qué cupos se asignan a cada una de las pymes;el resto podrá cobrarlo libremente en el mercado.

El proyecto define cuáles son las pymes:

- Las empresas que tengan una producción anual que no exceda las 50 mil toneladas de biodiésel o 90 mil metros cúbicos de bioetanol de maíz, según el producto.

- Las firmas que cumplan con los requisitos y parámetros previstos por la reglamentación que al efecto dicte la Secretaría de la Pequeña y Mediana Empresa y los Emprendedores.

- Las que no sean asociadas, subsidiarias, ni controladas por, o controlantes de, empresas cuya actividad principal sea la misma, o pertenezcan a un mismo grupo económico controlante de empresas con esta actividad principal.

Fuente: Puntal