07/04/22

Descubrieron petróleo offshore en el sur de África: por qué es una buena noticia para la Argentina

Los geólogos sostienen que en el Mar Argentina, a 300 km de Mar del Plata, en aguas profundas también existen yacimientos similares


Los descubrimientos en África podrían ser una buena señal para la Argentina

A comienzos de este año, dos compañías petroleras anunciaron descubrimientos de petróleo offshore en Namibia, en la costa del África del Sur. Shell anunció primero el descubrimiento de petróleo liviano en un yacimiento (Graff-1) que podría alcanzar los 1.000 millones de barriles de petróleo. Luego, en febrero, la francesa Total anunció otra importante acumulación de petróleo (Venus) que podría contener hasta 3.000 millones de barriles.

¿Por qué este descubrimiento a más de 7.000 kilómetros puede ser una buena noticia para la Argentina? Según la historia geológica del planeta, hace más de 250 millones de años todas las masas continentales estaban unidas en un único continente (Pangea), que se fue fragmentando. Hace 121 millones de años, cuando se formaron las acumulaciones recientemente descubiertas en Namibia, África estaba mucho más cerca de América del Sur que en el presente.

El yacimiento de Venus debe estar a cerca de 200 kilómetros m de las áreas que la compañía YPF está explorando actualmente en la Cuenca Argentina Norte. “Por esa razón los geólogos tienen sobradas razones científicas para suponer que en nuestro mar aproximadamente a 300 kilómetros de Mar del Plata, en aguas profundas de 1.500 metros, existen yacimientos similares a los descubiertos en África”, señalaron desde la Secretaría de Energía en un comunicado.

La empresa YPF en sociedad con la operadora Equinor y Shell, se disponen a perforar el “Argerich”, el primer pozo exploratorio de aguas profundas en la Cuenca Argentina Norte. El pozo exploratorio Argerich que tiene un costo cercano a los USD 100 millones está ubicado a 307 kilómetros de Mar del Plata y a 320 en línea recta de Puerto Quequén. Su perforación está prevista para el primer trimestre del 2023.

“Los profesionales de YPF estiman que ese yacimiento podría llegar a los 1.000 millones de barriles de petróleo. Si lo monetizamos a USD 100 el barril, estamos hablando de una reserva con valor de USD 100.000 millones. Con el agregado de que en la Cuenca Argentina Norte, se presume, existen otros veinte yacimientos similares”, detallaron desde la Secretaría de Energía.

Con todo, en materia de exploración de hidrocarburos siempre se habla en potencial. “Hasta tanto no se perfore el pozo exploratorio y se compruebe el volumen de hidrocarburos extraíbles, todo puede ser cero. Por eso los profesionales de nuestra empresa de bandera YPF, son cautos en sus afirmaciones, pero absolutamente optimistas en las enormes posibilidades que tiene la cuenca y la importancia que tiene para nuestro país”, aclararon.

Además, destacaron que de comprobarse estos mega yacimientos su puesta en producción va a transformar el perfil productivo de la costa bonaerense generando miles de puestos de trabajo directos e indirectos. Y remarcaron que la posible producción a más de 300 kilómetros de la costa no colisiona ni con el turismo ni con la pesca. Por el contrario, se presenta como la posibilidad de generar empleo los doce meses del año.

“Queremos ser prudentes con los anuncios, pero estos descubrimientos en las costas de África nos llenan de optimismo respecto a lo que puede existir en nuestro mar. Si se hacen realidad, la Argentina pasará a ser un país exportador de petróleo, agregando divisas que nuestra economía requiere para su crecimiento”, señaló el secretario de Energía Darío Martínez.


Las áreas del Mar Argentino que se van a ser exploradas

“Hemos receptado las inquietudes en materia ambiental que se manifestaron y podemos asegurar que, por la distancia y el tipo de corrientes marinas que existen a 300 km de la costa, Mar del Plata no corre ningún riesgo de que se produzcan derrames o contaminación de sus playas”, consideró.

“La Argentina está en camino de transición energética hacia energías renovables, pero para comprar equipos eólicos y solares necesitamos divisas, y el mundo va a seguir requiriendo petróleo y gas para reemplazar las usinas de carbón que son el 27% de la matriz energética mundial. En síntesis, tenemos una gran oportunidad de afirmar la soberanía energética, generar empleo de calidad y conseguir divisas que no podemos desaprovechar”, concluyó Martínez.

Fuente: InfoBae