16/06/22

El Gobierno anunció que quienes ganen más de $ 333.000 pagarán tarifas plenas

La vocera presidencial, Gabriela Cerruti, precisó que este segmento está conformado por quienes perciben “más de 3 ingresos y medio de la canasta básica fijada por el INDEC o 3 propiedades”.


El ministro de Economía, Martín Guzmán, durante una reunióin con el embajador argentino en los Estados Unidos, Jorge Argüello, y el secretario de Energía, Darío Martínez. Foto: prensa Economía.

El Gobierno oficializó este jueves la segmentación de las tarifas y precisó que quienes ganen más de 333.000 pesos se quedarán sin subsidios, por lo que tendrán que pagar la tarifa plena.

Así lo precisó la vocera de presidencial, Gabriela Cerruti, quien indicó que habrá una segmentación en tres escalas: una de ellas estará conformada por los grupos de mayores ingresos, que son quienes no recibirán subsidios.

Otra, por sectores más vulnerables que perciben una ayuda social; y la tercera es la que no está contemplada en ninguno de los dos primeros grupos y que paga tarifas subsidiadas con aumento.

La vocera puntualizó en conferencia que el sector de menores ingresos "va a pagar la tarifa social, que implica que no puede tener en el año un aumento mayor al 40% del aumento del salario mínimo, vital y móvil".

En tanto, en el caso grupo de ingresos "intermedios", indicó que no podrá tener "un aumento mayor al 80% del incremento del coeficiente salarial".

Según adelantó la portavoz, cerca del 10% de la población pasará a pagar la tarifa plena. La medida impactará en zonas consideradas como "polígonos de alta capacidad de pago en base al valor del metro cuadrado" y serían unos 500.000 hogares de la Ciudad y el conurbano, incluyendo los countries.

Además, en ese segmento que dejará de percibir un subsidio están todos aquellos que ganen el equivalente a 3,5 Canastas Básicas Totales (CBT) para un hogar compuesto por cuatro integrantes, que en abril fue de $ 95.260 cada una.

También serán excluidos de la tarifa subsidiada quienes sean propietarios de 3 o más inmuebles, tengan 3 o más vehículos de menos de cinco años de antigüedad, o sean dueños de aviones o embarcaciones de lujo.

Al insistir con el objetivo de la medida, Cerruti destacó "lo que claramente está definido es que aquellos que no necesitan el subsidio, porque tienen capacidad, tienen propiedades, llevan un nivel de vida que pagan otros servicios con tarifa plena, el Estado no tiene que poner los recursos allí, tiene que ponerlos para asistir a los sectores más vulnerables".

Como informó Clarín, la medida fue impulsada por el equipo vinculado al ministro de Economía, Martín Guzmán.

El detalle de la segmentación fue elaborado por la Subsecretaría de Planeamiento Energético, a cargo de Santiago López Osornio, un hombre de Guzmán dentro de la Secretaría de Energía, encabezada por Darío Martínez.

El economista avanzó en criterios "complementarios" a los del Ente Regulador de Energía Eléctrica (ENRE) y el CONICET.

Ese documento del funcionario que responde a Guzmán mostraba que el gasto en energía en relación al ingreso es mucho más alto para los hogares más pobres y que, a medida que crece el consumo por nivel de ingreso, también crece el monto de subsidios, lo que es calificado como un "sesgo pro-rico". Guzmán lo planteó exactamente hace un año y agitó la interna con el kirchnerismo.

El análisis incluye un cálculo de los subsidios a los hogares según su ingreso y decil en 2021. En un recuadro se observa que los de mayor capacidad de pago, con un ingreso de $3,2 millones al año, recibieron subvenciones por la luz y el gas de casi $73.000 anuales, un promedio de $ 6.000 mensuales. El sector de menores ingresos -$ 206.180-, en tanto, recibió casi $ 45.000 anuales, un promedio de $ 3.700 por mes.

De esa manera, los subsidios representan el 2,2% de los ingresos del decil de mayores ingresos y el 21,5% de los de menores ingresos.

Fuente: Clarín