22/06/22

Tarifas de luz y gas: si alquilas, qué hay que hacer para no perder el subsidio

Todos los usuarios de todo el país deberán completar la declaración jurada en el Registro de Acceso a los Subsidios a la Energía (RASE)



A partir de esta semana, el Gobierno pondrá a disposición un formulario web donde se deberán inscribir los usuarios de gas y electricidad para no perder el subsidio a las tarifas energéticas. Se trata de una declaración jurada que tendrán que completar los consumidores de todo el país, en la cual se le pedirán datos de ingresos para determinar en cuál de los tres grupos de la segmentación tarifaria deben estar incluidos.

Según confirmaron en el Gobierno, si una persona tiene a su nombre más de dos servicios de gas o de electricidad, deberá optar por uno para mantener el subsidio, mientras que en los restantes perderá la subvención.

Las personas que alquilan también deberán completar la declaración jurada, sin importar que el servicio no esté a su nombre, ya que habrá una posibilidad en el formulario de regularizar la situación y que el número de medidor del consumo se asocie a quien verdaderamente utiliza el servicio. Según confirmaron fuentes oficiales, no se pedirá un contrato de alquiler con el fin de agilizar el proceso.

En los próximos días, el Gobierno habilitará el Registro de Acceso a los Subsidios a la Energía (RASE) en la página https://www.argentina.gob.ar/subsidios. Para aquellas personas que no tienen acceso a internet, se podrá completar el formulario de manera presencial en las oficinas de la Anses o de los prestadores de servicios (Edenor, Edesur, Metrogas, Camuzzi, Naturgy, entre otros).

La Secretaría de Energía se tomará hasta seis meses para evaluar cada caso, donde cruzará información con sus bases de datos. Durante este tiempo, no se le quitará el subsidio a ningún usuario.

Los consumidores que no completen el formulario comenzarán a pagar el costo total de los servicios de manera inmediata y lo mismo ocurrirá con aquellos que cumplan con alguno de estos criterios que fijó el Ministerio de Economía:

–Tener ingresos familiares mensuales netos superiores a $350.000 (se irá actualizando cada mes en base al dato de la canasta básica total).

–Tener tres o más inmuebles registrados.

–Tener tres o más vehículos con antigüedad menor a los cinco años.

–Tener aviones o embarcaciones de lujo.

–Ser titulares de activos societarios que exterioricen capacidad económica plena.

En toda la Argentina, los consumidores residenciales pagan solo el 20% de lo que cuesta el gas y la generación eléctrica. El resto lo financia el Estado con subsidios.

“El nuevo régimen de ordenamiento de subsidios a la luz y el gas de red que regirá a partir del mes de junio de 2022 tiene como principal objetivo alcanzar tarifas razonables, justas y equitativas para el valor de la energía”, dice la página oficial del Gobierno.

El usuario que no se inscriba tendrá tres subas bimestrales y equivalentes de entre $1000 y $1500, en promedio. Para el resto de los consumidores no habrá más incrementos de los ya anunciados; es decir, para los beneficiarios de tarifa social, la suba fue de 21%, mientras que para el resto de la población, el incremento alcanzó el 42%.

“Hoy en día, el Estado cubre más del 65% del costo del gas y del 70% del costo de la electricidad que se incluye en la factura. Sin embargo, el 50% de los hogares con mayores ingresos recibe casi el 60% de los subsidios totales. Esta segmentación tiene por objetivo redireccionar los recursos del Estado hacia aquellos hogares de ingresos bajos y medios que requieren de la asistencia estatal para pagar sus boletas de luz y gas. Establecer un sistema de subsidios equitativo es avanzar hacia un acceso igualitario a los servicios energéticos”, dice el Gobierno.

Para ello, se creará un Registro Nacional Único de Titulares de Servicios Públicos Esenciales (ReNUT) en la órbita del Consejo Nacional de Coordinación de Políticas Sociales, para administrar el flujo de datos y de información para el ámbito nacional, donde se registre la composición cualitativa y cuantitativa de los usuarios, sean o no titulares del medidor ante las empresas prestadoras de servicios públicos.

Toda la información proporcionada al ReNUT será integrada al Sistema de Identificación Nacional Tributario y Social (Sintys) sobre ingresos y patrimonio, que se nutre con información de la Anses.

Con la segmentación, el Ministerio de Economía espera tener un ahorro fiscal de $15.000 millones. Según indicaron fuentes oficiales, si la medida se hubiese implementado a comienzo de año, el ahorro hubiese sido de entre $80.000 y $100.000 millones.

Fuente: La Nación