04/07/22

Gasoil: los dueños de estaciones de servicio aseguran que le anticiparon hace meses al Gobierno que faltaría producto

Darío Martínez, secretario de Energía, ratificó que la escasez es por la creciente demanda y señaló que se importa más


Las protestas de camioneros se realizan en diferentes momentos en distintos puntos del país. Daniel Ramonell

CÓRDOBA.- Mientras la falta de gasoil sigue en todo el país, el secretario de Energía, Darío Martínez, aseguró que el ritmo de importaciones “continúa creciendo” por parte de las refinadoras y que esta semana YPF y Shell recibirán cargamentos. Según cálculos que especialistas en energía hicieron para LA NACION, por litro de gasoil importado que se vende se pierden entre $60 y $65.

Martínez reiteró que el faltante se debe a la recuperación de las ventas, que en abril fueron 725.102 metros cúbicos y en mayo, 716.114, “valores que no se registraban desde el año 2015″ y repasó que las importaciones entre enero y mayo sumaron 1.251.000 metros cúbicos, el doble en la comparación interanual.

Desde los distintos sectores -cámaras de transporte de cargas, campo y estacioneros de servicio- ratifican que “hace meses” adelantaron al Gobierno que habría escasez de gasoil. El secretario de la Cámara de Empresarios de Combustibles de Córdoba, Raúl Castellano, compartió con este diario una minuta con la serie de reuniones y advertencias que hicieron a las autoridades nacionales respecto al problema que se enfrentaría después que, en mayo del año pasado, decidiera un congelamiento de los precios de los combustibles que llegó hasta febrero pasado.

“La inflación en ese lapso fue del 51% y el precio del petróleo se incrementó, por lo que el valor de los combustibles se divorció de los precios de venta -describe-. La consecuencia fue que las estaciones de servicio comenzaron a ver disminuir los volúmenes entregados por las petroleras”. El contexto se agravó con la invasión de Rusia a Ucrania, cuando los precios del gasoil se dispararon en todo el mundo. La Argentina importa entre 25% y 30% del gasoil que consume.

Castellano plantea que importar gasoil “comenzó a ser ruinoso” y “ninguna petrolera estuvo demasiado dispuesta a perder plata con esto; YPF fue la única que importó porcentajes significativos”. El congelamiento involucró solo a las estaciones de servicio, por lo que los precios en el segmento mayorista, que “normalmente son menores a los de surtidor, comenzaron a ser mucho más elevados, generándose una brecha entre ambos canales”. Insiste en que las restricciones a las entregas a estaciones fueron “creciendo” y el desabastecimiento se expandió.

A partir de marzo los funcionarios nacionales señalaron que las importaciones aumentarían y que no habría problemas; hace un mes el jefe de Gabinete, Juan Manzur, dijo que en 48 o 72 horas el problema comenzaría a solucionarse. La semana pasada el Gobierno comunicó que se habían comprado 18 barcos con gasoil, los que llegarán entre julio y agosto.

Reuniones y advertencias

Castellano repasa que, en octubre del año pasado, el grupo Estacioneros Autoconvocados Región Centro y algunas cámaras que lo integran mantuvieron una reunión con el director Nacional de Refinación y Comercialización, Daniel Rigou, en la que se le plantearon los problemas de abastecimiento de las estaciones de servicio blancas, que no tenían producto para vender.

Un mes después, hubo un encuentro con la subsecretaria de Hidrocarburos, Maggie Videla Oporto, y el asesor del secretario de Energía, Ariel Kogan. A mediados de diciembre, los dueños de estaciones de servicio reunidos en cuatro cámaras advirtieron a las autoridades que el abastecimiento de combustibles estaba “en riesgo” por un combo de factores: “La escasez de combustibles ya se nota en el interior del país y, como viene profundizándose, amenaza con golpear a Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe, Mendoza y otras provincias”.

“Todavía desde el Gobierno anuncian que el mes próximo llegarán unos barcos con gasoil -dice Castellano-. Los funcionarios conocían perfectamente la situación, por lo menos desde finales del año pasado ¿Por qué se tardó siete meses en reaccionar en un tema tan importante? El perjuicio económico ha sido muy grave para muchos sectores de la actividad económica y para los ciudadanos en general. Creo que se debería investigar qué pasó exactamente y señalar a los responsables”.

Fuente: La Nación